La CEE no informará de las reuniones "ni del pasado, ni del presente, ni del futuro"

Víctimas de abusos exigen a los obispos españoles reuniones «con luz y taquígrafos»

La Santa Sede ha urgido a los episcopados a que encuentren con ellas antes de la cumbre de febrero

Víctimas de abusos exigen a los obispos españoles reuniones "con luz y taquígrafos"
El tormento de las víctimas de abusos

"Lo que necesitamos las víctimas es un resarcimiento público, no reuniones a despacho cerrado", lamentan las víctimas. Porque eso es lo que ha sucedido en el pasado: intentos de solucionar los problemas en privado

(Jesús Bastante).- El Vaticano ha exigido a los obispos de todo el mundo que se reúnan con las víctimas de abusos sexuales. Es el único modo, subraya la carta enviada por los responsables de la cumbre mundial antipederastia de febrero, de «aprender de primera mano el sufrimiento que han soportado». Sin embargo, los obispos españoles continúan poniendo problemas a estos encuentros, ansiados desde hace tiempo por las víctimas.

Así, en declaraciones a varias agencias, la Conferencia Episcopal quiso dejar claro que no dará cuenta de los encuentros «del pasado, ni del presente, ni del futuro», con víctimas de abusos sexuales del clero. «Por respeto a las víctimas», aduce el Episcopado. Unas declaraciones que han soliviantado a éstas.

«Me parece vergonzoso que no quieran dar la cara«, subrayan Juan Cuatrecasas y su esposa. En una conversación con RD, después de conocer las palabras del Episcopado, este matrimonio exige «reuniones con luz y taquígrafos».  Incluso, con presencia de periodistas.

 

 

 

«Se acabaron los secretos y las oscuridades. Bastante hemos tenido en el pasado», denuncian. No son los únicos. Javier, víctima de abusos en La Bañeza, o Miguel Ángel Hurtado, responsable de SNAP en lengua hispana, son de la misma opinión.

«Lo que necesitamos las víctimas es un resarcimiento público, no reuniones a despacho cerrado», lamentan las víctimas. Porque eso es lo que ha sucedido en el pasado: intentos de solucionar los problemas en privado, haciéndoles firmar documentos en los que se comprometían a no volver a hablar del tema. «Se nos ha querido ocultar, y eso se ha acabado», proclama Cuatrecasas.

Entretanto, y pese a que ha sido la propia Santa Sede la que hizo pública la nota de Zollner, Scicluna, Gracias y Cupich, la CEE afirma que no ha recibido «todavía» la misiva que urge «a cada presidente de conferencia episcopal a acercarse y visitar a víctimas que han sufrido abusos por parte del clero en sus respectivos países antes de la reunión de Roma».

 

 

Autor

Jesús Bastante

Escritor, periodista y maratoniano. Es subdirector de Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído