"La mayoría de los sacerdotes están entregados (...). El punto negro es una minoría pequeña"

Gil Tamayo pide «no criminalizar» a los curas porque la pederastia se da «en ámbitos familiares»

La Iglesia española está "empeñada en un trabajo serio en coordinación con la Santa Sede" para erradicar los abusos

Gil Tamayo pide "no criminalizar" a los curas porque la pederastia se da "en ámbitos familiares"
Gil Tamayo, hoy, en la CEE RD

El prelado ha afirmado que "está demostrado que en la mayoría de los casos se da en ámbitos familiares", pero que, sin embargo "nadie focaliza en los ámbitos familiares"

(J. B./Agencias).- Fue una de las primeras afirmaciones de su pontificado y ahora, con motivo del Año Nuevo, la ha vuelto a repetir. El flamante obispo de Ávila, José María Gil Tamayo, ha instado a «no criminalizar» a los sacerdotes por la pederastia, porque la mayor parte de los casos «se producen en la familia».

Unas palabras que contrastan con las pronunciadas por el Papa Francisco en su reciente, e histórico, discurso a la Curia, que conviene recordar:

Hablando de esta herida, algunos, también dentro de la Iglesia, se alzan contra ciertos agentes de la comunicación, acusándolos de ignorar la gran mayoría de los casos de abusos, que no son cometidos por ministros de la Iglesia, y de querer dar de forma intencional una imagen falsa, como si este mal golpeara solo a la Iglesia Católica. En cambio, me gustaría agradecer sinceramente a los trabajadores de los medios que han sido honestos y objetivos y que han tratado de desenmascarar a estos lobos y de dar voz a las víctimas. Incluso si se tratase solo de un caso de abuso -que ya es una monstruosidad por sí mismo- la Iglesia pide que no se guarde silencio y salga a la luz de forma objetiva, porque el mayor escándalo en esta materia es encubrir la verdad.

Sin embargo, Gil Tamayo parece más preocupado por «no criminalizar a un colectivo tan benemérito y con tanta entrega como con los sacerdotes». En declaraciones a la prensa abulense, el que fuera portavoz de la CEE solicitó «justicia informativa», y que «no se polarice en una institución como la Iglesia», ya que en ella «la mayoría de los sacerdotes están entregados» cuando «solo el punto negro es una minoría pequeña».

 

 

 

 

El prelado ha afirmado que «está demostrado que en la mayoría de los casos se da en ámbitos familiares», pero que, sin embargo «nadie focaliza en los ámbitos familiares».

Al tiempo, Tamayo ha subrayado la importancia de aplicar justicia en la atención a las víticas y en «investigar y educar para la prevención», y ha asegurado que la Iglesia española está «empeñada en un trabajo serio en coordinación con la Santa Sede» en esta materia.

«Hay que pensar en las causas, en la prevención y en los remedios y poner cuidado de los más pequeños y más débiles para que tengan una vivencia segura en la Iglesia», remachó Gil Tamayo.

Finalmente, y preguntado por el año electoral que se presenta en España (municipales, autonómicas, europeas y, quién sabe, si generales), el obispo de Ávila ha pedido que se mire por el «interés común» y «menos por los intereses partidistas», para que «el ciudadano no se quede mirando con desconfianza».

 

 

Autor

Jesús Bastante

Escritor, periodista y maratoniano. Es subdirector de Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído