La diócesis "condena rotundamente cualquier tipo de abusos" y abre una comisión de investigación

El Obispado de Girona niega haber conocido los abusos del ex capellán de Vilobí

Una tercera víctima denuncia tocamientos del hermano Andreu en Montserrat; la abadía afirma no tener conocimiento de la misma

El Obispado de Girona niega haber conocido los abusos del ex capellán de Vilobí
No más abusos Agencias

En un vídeo enviado a esta redacción, el religioso quiere subrayar el "absoluto compromiso en favor de la verdad" de la abadía, que se concreta en la creación de una comisión independiente para "estudiar todos los casos que se puedan presentar"

(Jesús Bastante).- Mosén Tomás, quien fuera párroco de Vilobí d’Onyar, ha sido acusado para varias personas de cometer abusos sexuales contra ellos cuando eran menores. Unas acusaciones que han llevado al Obispado de Girona a abrir una investigación, pese a subrayar que la diócesis «no tenía constancia de ninguna queja».

En un comunicado enviado a nuestra redacción, la diócesis hace referencia a las denuncias publicadas por el diari Ara, y «condena rotundamente cualquier tipo de abusos sexuales realizados a menores«, al tiempo que se «solidariza con todas las víctimas y familiares y con el dolor que sufren».

Sobre los casos concretos, el Obispado manifiesta que «no tenía constancia de ninguna queja», y apunta que las personas señaladas en el reportaje (excepto el acusado y las víctimas) «ya fallecieron», y que «no existe ningún documento en los archivos diocesanos con las visitas que se exponen.

En todo caso, la diócesis ha anunciado la apertura de una comisión diocesana para investigar los hechos, cuyos resultados serán enviados a la Congregación para la Doctrina de la Fe. A su vez, el obispado «pide a quien haya podido ser víctima de abusos que se ponga en contacto con la comisión» por correo postal.

 

 

Por otro lado, El Periódico publicó ayer el testimonio de la que podría ser tercera víctima del hermano Andreu Soler en la abadía de Montserrat. Según lo publicado, se trataría de un hombre, que hoy tiene 63 años, y que sufrió abusos sexuales en 1971, por parte de Solr.

J.R. Martínez, nacido en Almería en 1955, afirma que llegó a Montserrat en 1970 para trabajar en el monasterio durante el verano, y que entre ese año y 1975 acudió a la abadía en la época estival para ayudar a los monjes.

Al igual que las otras dos personas que anteriormente denunciaron al monje Soler, J.R. Martínez relata que una noche el religioso se introdujo en su cama y le hizo tocamientos en los genitales con la excusa de hablarle de la masturbación mientras le instaba a no caer en la tentación.

En este sentido, el portavoz de la abadía, Bernat Juliol, ha subrayado, en declaraciones a RD, que «el monasterio no tiene ningún conocimiento» de esta tercera denuncia. En un vídeo enviado a esta redacción, el religioso quiere subrayar el «absoluto compromiso en favor de la verdad» de la abadía, que se concreta en la creación de una comisión independiente con la misión de «estudiar todos los casos que se puedan presentar».

La dirección de la misma es transparencia.montserrat@gmail.com

«Sobre los detalles de la reunmión o denuncias, por prudencia y respeto a la comisión no se harán públicas en este momento», añade Juliol, quien anuncia que, al término de las conclusiones de la misma, el monasterio «tomará las medidas que considere oportunas. Quiero expresar que el monasterio siempre colaborará con la comisión y hará todo lo posible por que se conozca la verdad».

 

 

 

 

Comunicado del Obispado de Girona:

Ante el presunto caso de abusos sexuales publicado en el Diari ARA ayer domingo, y difundido a través de diversos medios de comunicación, el Obispado de Girona quiere expresar lo siguiente:

El Obispado de Girona, en la línea del Papa Francisco, condena rotundamente cualquier tipo de abusos sexuales realizados a menores y se solidariza con todas las víctimas y familiares y con el dolor que sufren.
Sobre los casos concretos que relata el Diari ARA, el Obispado de Girona manifiesta que no tenía constancia de ninguna queja. Las personas a las cuales el reportaje afirma que se alertó ya fallecieron y no existe ningún documento en los archivos diocesanos con las visitas que se exponen.
De acuerdo con la normativa canónica y los protocolos vigentes, el Obispado de Girona creará una Comisión Diocesana para investigar los hechos, los resultados de la cual seran enviados en un informe a la Santa Sede; y si procede, respetando la presunción de inocencia, se tomaran medidas cautelares.
Así mismo, con la voluntad de mayor transparencia, el Obispado de Girona pide a quien haya sido víctima de abusos que se ponga en contacto con la comisión que se creará. Pueden mandar la documentación a la dirección postal siguiente: Comissió diocesana – Pl. del Vi, 2 – 17004 Girona.
El Obispado de Girona pide perdón a las presuntas víctimas y a sus familias por los sufrimientos y les ofrece su oración y comprensión.
Finalmente, el Obispado de Girona manifesta su total disposición a colaborar en todo lo que sea necesario para aclarar los hechos.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Jesús Bastante

Escritor, periodista y maratoniano. Es subdirector de Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído