"Nos exige adaptaciones a veces dolorosas pero inaplazables"

Blázquez, preocupado por la despoblación y la escasez de sacerdotes

La labor pastoral "no se reduce a la Eucaristía del domingo", apunta el arzobispo de Valladolid

Blázquez, preocupado por la despoblación y la escasez de sacerdotes
La despoblación es uno de los grandes problemas de la Comunidad Autónoma Diario de León

Tampoco es bueno que el sacerdote vaya corriendo de una parroquia a otra para celebrar deprisa en el mayor número posible de lugares

La despoblación, unido a la escasez de sacerdotes, ha repercutido en la labor pastoral dentro del medio rural, una situación ante la cual el cardenal Ricardo Blázquez, arzobispo de Valladolid, ha invitado a explorar las posibilidades de los medios de comunicación en la formación cristiana.

«Los medios de comunicación pueden ser también una oportunidad para la información religiosa, la formación cristiana y las celebraciones de la fe», argumenta el prelado en su última carta pastoral convencido de que la nueva situación demográfica «nos exige adaptaciones a veces dolorosas pero inaplazables».

Ante la despoblación, «la respuesta es urgente» cuando muchos pueblos «están llegando al límite de reducirse al mínimo y el número de sacerdotes también es pequeño», por lo que «necesitamos superar posibles añoranzas y situarnos lúcidamente en las actuales coordenadas de tiempo y espacio», ha añadido.

El arzobispo ha recordado también que la labor pastoral «no se reduce a la Eucaristía del domingo», sino que comprende otras actividades como las visitas a los mayores y enfermos», y que «tampoco es bueno» que el sacerdote «vaya corriendo de una parroquia a otra para celebrar deprisa en el mayor número posible de lugares».

Blázquez ha agradecido el esfuerzo de los curas y sugerido que inviten a los fieles a que, en la medida de lo posible, inviten a los fieles a desplazarse «a otra población donde se celebre la Eucaristía».

Por último, el arzobispo ha recordado entre otras alternativas la existencia de un ritual aprobado en 1991 por la Conferencia Episcopal donde, con ayuda de laicos se pueden proclamar las lecturas dominicales «y existe la posibilidad de comulgar» con las formas conservadas en el sagrario.

(RD/Efe)

 

Autor

Jesús Bastante

Escritor, periodista y maratoniano. Es subdirector de Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído