Si el Supremo no acepta medidas cautelares, el dictador podría salir del Valle en Semana Santa

El Gobierno aprobará este viernes el decreto para la exhumación de Franco

El Ejecutivo dará 15 días a la familia para decidir el lugar de destino, que no será la cripta de La Almudena

El Gobierno aprobará este viernes el decreto para la exhumación de Franco
Franco, en el Valle Agencias

El portavoz de la CEE, Luis Argüello, ya confirmó que, si el Supremo no suspende cautelarmente la medida, ésta tendrá que ejecutarse

(Jesús Bastante/Agencias).- El anuncio era inminente, tal y como adelantó el pasado jueves RD. Finalmente, y según ha adelantado eldiario.es, el Consejo de Ministros aprobará este viernes el decreto para la exhumación de los restos de Francisco Franco.

La decisión llegaría después de que se hayan concluido los trámites administrativos, que incluían la necesidad de pedir permiso a la Abadía del Valle, a la Comunidad de Madrid, incluir un periodo de alegaciones para la familia Franco y estudios e informes preceptivos.

Según distintas informaciones, el Gobierno prevé dar el viernes 15 días a los Franco y, pasado ese plazo, decidirá donde se entierra al dictador. Y, en ningún caso, aceptar que el destino sea la cripta de La Almudena.

Tras este periodo, dará paso a la exhumación, aunque la familia ya ha anunciado que presentará un recurso de casación al Tribunal Supremo, en el que se pedirá la suspensión cautelar del procedimiento. El Alto Tribunal decidirá en dos meses, con lo que Franco podría ser exhumado a partir del 14 de abril, en plena Semana Santa.

 


El Ejecutivo da «prioridad a la voluntad de la familia» para volver a inhumar el cadáver pero que, a menos que ésta señale un lugar compatible con la legalidad, el orden público y la seguridad ciudadana, la decisión corresponderá al Gobierno, subrayan fuentes gubernamentales.

El Ejecutivo considera que la exhumación de los restos mortales de Francisco Franco no depende ni de la autorización de los familiares ni de la autorización de la Iglesia sino de un mandato legal.

Así, sostiene que, si bien una autorización familiar hubiera facilitado el proceso, no existe un derecho de la familia reconocido ni nacional ni internacionalmente a inhumar o mantener los restos mortales de un familiar en un lugar determinado, más aún en el caso de una tumba pública sobre la que carecen de título alguno.

En cuanto a la autorización de la Iglesia, considera que se circunscribe a inviolabilidad de un templo, esto es al acceso a la basílica y que, si bien es precisa para entrar, no puede ser negada cuando se refiere al cumplimiento de una resolución legal como es el caso, una vez hable el Supremo. Algo que ya admitió a RD el portavoz de la Conferencia Episcopal, Luis Argüello

En última instancia, añaden, la solicitud y consecución de la autorización eclesiástica en tales términos será efectuada en fase de ejecución por el Consejo de Ministros.

 

 

Autor

Jesús Bastante

Escritor, periodista y maratoniano. Es subdirector de Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído