UN GRAN DESAFÍO

Argüello sobre los abusos: «Estamos dando un giro para poder abordar con verdad, justicia y misericordia todos estos casos»

Argüello sobre los abusos: "Estamos dando un giro para poder abordar con verdad, justicia y misericordia todos estos casos"
El secretario general de la CEE, Luis Argüello. EP

Aún existen diferencias dentro de la Iglesia al afrontar el tema de la pederastia (Luis Argüello: «La Iglesia tiene que aprender a vivir y colaborar en un mundo plural»).

El secretario general de la Conferencia Episcopal Española (CEE), Luis Argüello, admite que algunos miembros de la Iglesia se sienten atacados por la repercusión de los casos de abusos a menores, lo que les provoca una actitud de defensa que no ayuda a la institución a la hora de colaborar con la sociedad y la justicia.

En una entrevista con la Agencia EFE, el portavoz de los obispos, que también se ha referido a los cursos para abordar la homosexualidad, a la eutanasia o a la próxima cita electoral, ha reconocido que todavía existen algunas diferencias dentro de la Iglesia a la hora de afrontar los casos de abusos a menores.

«Algunos hermanos en la Iglesia viven todo este repique de campanas en torno a los abusos como una suerte de ataque que, aunque sea injusto vivirlo así, provoca anticuerpos de defensa que no nos ayudan mucho a la hora de querer caminar y abrirnos a una colaboración con la sociedad, los medios de comunicación y el poder judicial».

Argüello ha reconocido que, durante tiempo, la Iglesia española no ha hecho lo suficiente y ha mirado para otro lado, dejándose llevar «por la cultura dominante» de la época.

Porque «la mayoría de los abusos han tenido lugar en el seno de la propia familia del menor, y la Iglesia funciona mucho como una familia, con esa tendencia a decir: lavemos los trapos sucios en casa, miremos para otro lado», ha admitido.

Sin embargo, ha mostrado su confianza en que la Iglesia esté dando «un giro para poder abordar con verdad, justicia y misericordia todos estos casos».

El secretario general de la CEE se ha referido a la polémica suscitada por los cursos sobre homosexualidad que imparte la diócesis de Alcalá de Henares (Madrid)

Así, se ha preguntado por qué una sociedad que asume «la fluidez y el paso de un lado a otro» (de su orientación sexual) se «escandaliza» de que alguien pueda sentir inquietud ante conflicto entre su sexo y su orientación.

«¿Por qué se admite caminar de aquí a aquí y no al revés? ¿Por qué se considera que es fóbico que alguien que ha dado un paso, quiera desandar ese paso?», ha dicho en referencia a las personas homosexuales que acuden a estos cursos cuyo objetivo, ha dicho, es «acompañarlas».

Sobre el caso de María José Carrasco, la enferma de esclerosis múltiple que se quitó la vida con la ayuda de su marido, Ángel Hernández, y que había solicitado en varias ocasiones una residencia y un cuidador, Argüello cree que el sistema «no ha estado a la altura».

«La Iglesia está de acuerdo en considerar la vida un bien jurídico que hay que proteger», pero además del derecho penal tiene que haber otro tipo de propuestas como los cuidados paliativos, ha sugerido.

Ante situaciones en las que el sistema social no ha estado a la altura, «no podemos poner como solución la muerte». «Pongamos primero el sistema social a la altura, hagamos de la vida una verdadera línea roja desde la que generar un movimiento a favor de la vida en todas las circunstancias».

«Creo que no somos dueños de la propia vida, ni para anularla ni para extenderla artificialmente, no somos dueños», ha subrayado.

Sobre las próximas elecciones generales, el portavoz de los obispos ha dicho que ningún partido puede tener la pretensión de considerarse el más católico y ha instado a los electores a «hacer un ejercicio de discernimiento entre el bien posible y el mal menor».

En este contexto, se ha referido a la aparición de nuevos partidos como Vox y ha opinado que «el hecho de que haya personas que se planteen salir a la arena pública para organizar el bien común, es valioso» y que hay algunas afirmaciones de esa formación política «de las que nos sentimos más cercanos y de otras menos».

En concreto, ha hablado de la propuesta de este partido sobre inmigración y ha recordado las palabras del papa Francisco quien advirtió de que «quien levanta muros al final termina encerrándose a sí mismo».

Argüello ha reconocido que la sociedad española vive un momento de «fuerte secularización» en el que hay muchas personas «indiferentes a lo religioso» pero que «buscan caminos de interioridad, de alguna forma de paz o de armonía».

Un momento, ha concluido, en el que la Iglesia «tiene un desafío extraordinario» para «resituarse en ese mundo secularizado».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído