EL HOMBRE Y LA FE

¿El código binario de Dios?: Tres estudiantes españoles descubren imágenes encritadas en la Biblia

La Biblia tiene codificados unos asombrosos pictogramas (dibujos) en código binario. Descubre cuáles son y qué significan.

¿El código binario de Dios?: Tres estudiantes españoles descubren imágenes encritadas en la Biblia
La Biblia más antigua del mundo en la Biblioteca Central de Tabriz. EP

La Biblia, comprende sesenta y seis libros escritos y cuatro de Salmos. Ha sido escrita por cuarenta autores diferentes y está compuesta por 31.181 versículos, 724.692 palabras y 3.671.480 letras (La sangrienta historia de las primeras traducciones de la Biblia).

¿Seríamos capaces de hallar algún patrón o coincidencia? ¿Un mensaje oculto? (La tableta de piedra del rey Salomón: ¿fraude genial o prueba de la verdad histórica de la Biblia?)

Desde la Edad Media, los cabalistas han dedicado sus vidas a tratar de encontrar patrones, mensajes ocultos o encriptados en los textos sagrados (Así pilla la policía turca a unos contrabandistas que tenían una Biblia de 1.200 años ).

Ahora, tres jóvenes de la Costa del Sol (España) han realizado un descubrimiento sorprendente. Tras los textos de la Biblia en hebreos hay ocultas imágenes o pictogramas.

Guillermo N. Bergmann, Mercedes Navarro y Daniel Ríos, tres estudiantes de Benalmádena (Málaga) partieron del bestseller mundial del periodista Michael Drosnin titulado El Código Secreto de la Biblia (1997) en el que se hace eco del trabajo de un grupo de matemáticos israelíes liderados por el Dr. Eliyahu Rips, descubrió una serie de mensajes encriptados en un texto hebreo perteneciente al libro del Génesis.

Se preguntaron si podía haber algo más y dedicaron un año a buscar patrones numéricos en base a la gematría. Esta disciplina otorga a cada letra del alfabeto hebreo un valor numérico. La primera palabra de la Biblia, por ejemplo, tiene un valor de 913: significa «En el principio».

Después, convirtieron el número 913 a binario, es decir, el que emplean los ordenadores. Sólo tiene dos valores: 1 si hay información y 0 cuando carece de ella. La resultante fue : 1110010001

Transformaron el binario a un mapa de bits y obtuvieron una matriz de 1×10 con blancos y negros. Hicieron lo mismo para la siguiente palabra y así, sucesivamente, hasta conseguir una matriz de 10 x 4… colocando cada palabra debajo de la anterior. Quedaron perplejos, consiguieron una especie de código QR.

Una vez sentada la base de su trabajo se trataba de decodificar los pictogramas que iban obteniendo. Pudieron averiguar que los «dibujos» están relacionados con el contenido de lo que dicen los textos sagrados.

Los jóvenes han descubierto alusiones a la apertura de las aguas del Mar Rojo por parte del profeta Moisés, la entrega de las tablas de la ley, el faraón, animales como la serpiente y árboles…

Daniel Ríos explicó que no han llegado más que al 1% de la Torah. Su esfuerzo ha sido reflejado en un libro que lleva por título Sefart, el software divino, en el que incursionan en este fascinante código. ¿Puede ser todo fruto de la casualidad?

Como digo en mi libro Más coincidencias imposibles, a propósito del Código de la Biblia, cuando las «casualidades» hacen polvo cualquier probabilidad estadística o desafían las leyes del azar, va siendo hora de plantearse en serio que ocurren cosas que no podemos explicar.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leido