"Consagra su vida definitivamente a los demás como jesuita"

Jub, mi compañero en la misión

Monseñor Figaredo en la ordenación sacerdotal de su amigo

Kike Figaredo.-En mi vida si algo he ido aprendiendo al rezar y leer el evangelio es aceptar lo extraordinario en nuestras vidas. Lo imprevisible nos despierta nuestra visión sobre la vida y nos hace entrar en dimensiones nuevas de la realidad, que antes nunca hubiéramos soñado.

Cuando llegué a Bangkok en 1985 para trabajar con la población camboyana desplazada en la frontera entre Tailandia y Camboya conocí a un voluntario tailandés: Phongphang Phokthavi, conocido entre sus amigos como «Jub». 2 años mayor que yo, ingeniero mecánico, muy alegre y lleno de sentido del humor.

Para leer el artículo completo, pinche aquí

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído