Con letras de 30 centïmetros contra el Papa y la pederastia

Pintadas obscenas en la casa natal de Benedicto XVI

Hace tres años un busto del Papa apareció con esta pintada: "Dios es culpable de todo"

Pintadas obscenas en la casa natal de Benedicto XVI
Pintadas obscenas en la casa natal de Benedicto XVI

"No tiene sentido, ni es útil, que el máximo jerarca de la iglesia católica responda sobre cada caso", dice el secretario del Papa

Ayer, la casa natal de Benedicto XVI en el pueblo bávaro del sur alemán de Marktl am Inn fue embadurnada con obscenidades. Letras altas, de 30 centímetros, pintura azul. Según la agencia de noticias France Presse la frase evocaba el actual gran escándalo: «Andá a tomar por c….», decía, traducida en criollo.

El episodio es revelador de como el escándalo es agudo en la misma patria de Benedicto XVI, donde hay 27 millones de católicos en gran parte traumatizados, sobre 80 millones de habitantes.

Este suceso no es la primera vez que pasa. De hecho, en julio de 2007 un busto de Benedicto XVI en Traunstein también fue cubierto con una pintada en la que se podía observar la frase: «Dios es culpable de todo».

El viernes Joseph Ratzinger cumplirá 83 años desde que nació en esa casa, el 16 de abril de 1927. Tres días después llegará el quinto aniversario de la elección a pontífice de la Iglesia. Un contexto triste para estas celebraciones.

El secretario privado del Papa, Georg Gaenswein, defendió ayer el prolongado silencio del pontífice sobre el abuso de menores en la iglesia católica de Alemania.

«No tiene sentido, ni es útil, que el máximo jerarca de la iglesia católica responda sobre cada caso», justificó en una entrevista con el diario alemán Bild. Gaenswein dijo que hoy día se estaba pasando por alto demasiado pronto que «varios obispos y conferencias de obispos tienen responsabilidad» en esos casos. Y agregó que duda de que las recientes críticas del Papa sean de ayuda alguna.

En medio de esta incertidumbre por el futuro de la crisis que es cada vez mayor, salieron también ayer a la luz pública más casos viejos en la antigua diócesis de Benedicto XVI cerca de Munich. Este nuevo informe indica que cerca de 15 monjes y tres educadores laicos habían abusado física o sexualmente de centenares de estudiantes en la escuela del monasterio Ettal en las décadas antes de 1990.

El autor del documento, el investigador especial Thomas Pfister, aseguró haber entrevistado a más de 100 presuntas víctimas, algo que calificó como apenas el principio. «Eso significa que muchos centenares de estudiantes deben haber sido víctimas de abusos extremamente brutales», escribió Pfister.

Uno de los agresores abusó de los estudiantes de Ettal con «perversiones sexuales», dice el reporte, que fue dado a conocer ayer con los nombres de las víctimas tachados para proteger la privacidad.

Otro cura que trabajó con niños hasta finales de 2009 y «abusó de menores de entre 10 y 12 años», agrega el informe de Pfister.

Además de los casos en Ettal, el menos otro (el de un cura pederasta) ocurrió en la arquidiócesis en la que Benedicto XVI, entonces Joseph Ratzinger, fue arzobispo desde 1977 hasta 1982. (RD/Agencias)

 

Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído