Obama lanza una operación contra el Estado islámico

El cardenal Sandri denuncia la «extrema gravedad» de la situación de los cristianos en Oriente Medio

"Estos son actos contra Dios y contra todo sentido de humanidad"

Una de las preocupaciones centrales de los pastores católicos y cristianos en Irak es la inseguridad general que genera la escasez de alimentos

El cardenal argentino Leonardo Sandri, prefecto de la Congregación para las Iglesias Orientales, hizo un enérgico llamado a la comunidad internacional a contemplar la «extrema gravedad» de la situación que padecen los cristianos y otras comunidades desplazadas de sus hogares en Irak y en Siria por el alzamiento de la guerrilla extremista del denominado Estado Islámico de Irak y el Levante (EIIL).

El purpurado, principal referente de la Iglesia católica para los cristianos en Medio Oriente, pidió a las autoridades y organizaciones internacionales que reflexionen sobre los crímenes perpetrados por los terroristas islámicos y actúen en consecuencia, proveyendo de ayuda humanitaria y deteniendo la matanza y desplazamiento de poblaciones enteras.

El pronunciamiento del prefecto para las Iglesias Orientales se dio a conocer horas antes que el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, anunciara el inicio de una operación militar en la región dominada por el EIIL para detener los crímenes contra las minorías religiosas, principalmente cristianos y musulmanes yazidis.

Asimismo, el cardenal Sandri manifestó por medio de un comunicado del dicasterio su agradecimiento al papa Francisco por su cercanía con los más de 100.000 cristianos desplazados de sus hogares en la llanura de Nínive, en Irak, actualmente viviendo en condiciones indignas y a la búsqueda de refugio.

«Interpretando el inmenso dolor y la indigación de los pastores y de los fieles orientales católicos esparcidos por el mundo», la Congregación para las Iglesias Orientales pidió intensificar las oraciones al Señor para que las poblaciones afectadas por la barbarie «encuentren consuelo en la solidaridad humana y cristiana«.

«Estos son actos contra Dios y contra todo sentido de humanidad», manifestó el dicasterio, que mantiene contacto permanente con los líderes católicos en la región. Según denunciaron, los cristianos requieren urgentemente de agua y comida, y todo tipo de elementos de primera necesidad, especialmente para atender las demandas de niños, ancianos y los enfermos.

Por estas horas, una de las preocupaciones centrales de los pastores católicos y cristianos en Irak es la inseguridad general que genera la escasez de alimentos. La Congregación para las Iglesias Orientales teme «un epílogo catastrófico» si no llegan alimentos a la región.

(RD/Agencias)

 

Te puede interesar

Autor

Jesús Bastante

Escritor, periodista y maratoniano. Es subdirector de Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído