“Nunca un Papa habló tan directamente sobre el medio ambiente y con tanta credibilidad moral”

ONU considera “un hito” la encíclica y pide un cambio global para enfrentarse al cambio climático

Greenpeace: "Las palabras de Francisco deben sacar a los jefes de gobierno de su complacencia"

Invitamos al Gobierno de España a que se sume a los líderes mundiales y visionarios como el Papa, que están dando un paso al frente para frenar la amenaza del cambio climático y que dé un giro de 180º

La encíclica Laudato Si de Papa Francisco es un «hito», pues «nunca un Papa habló tan directamente sobre el medio ambiente», según la organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), que también reclamó un «cambio global» para hacer frente a los efectos del cambio climático.

El director de la división de Clima de la FAO, Martin Frick, destacó que el actual pontífice «tiene una gran credibilidad moral» y coincidió con él en que es necesario un «cambio global» para evitar la destrucción del planeta. «Necesitamos un cambio que es tan profundo que a veces pienso que lo que falta no es tanto la tecnología, que la tenemos, sino la simple imaginación de la gente», afirmó el responsable de la FAO.

En su opinión, se han perdido casi veinte años debatiendo la ciencia del cambio climático «por el interés de muy pocas personas» y ahora las negociaciones para llegar a un acuerdo en la cumbre del clima de París, que se celebrará en diciembre, «son las más complejas y difíciles en la historia de la humanidad».

«El modelo de negocios del último siglo funcionó, sacó a mucha gente de la pobreza y creó procesos tecnológicos fantásticos, pero ignoró completamente los límites del planeta«, destacó Frick, que agregó que eso hace necesario un «nuevo orden mundial».

Al tiempo, recordó que la producción de alimentos es «muy vulnerable al cambio climático», que está impactando con fenómenos meteorológicos cada vez más extremos, capaces de destruir cultivos enteros, y con variaciones de temperaturas que afectan a plantas e insectos polinizadores, entre otros efectos.

En su encíclica «Laudato si» («Alabado seas»), el Papa denuncia la debilidad de la reacción política internacional y los intereses económicos a la hora de afrontar la defensa del medioambiente, y pidió una «valiente revolución cultural» para salvar el ecosistema.

 

 

Para el Secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, el papa subrayó que «el cambio climático es uno de los principales desafíos de la humanidad y una cuestión moral que implica un diálogo respetuoso con todos los segmentos de la sociedad».

«La humanidad tiene la obligación de proteger nuestra casa común, el planeta Tierra, y mostrarse solidaria con los más pobres y más vulnerables, que sufren más los efectos del clima», insistió Ban.

El jefe de Naciones Unidas exhortó a los gobiernos «a poner el interés general sobre los intereses nacionales y adoptar un acuerdo ambicioso y universal sobre el clima», durante la conferencia de París en diciembre próximo.

Por su parte, el director ejecutivo del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), Achim Steiner, agradeció la llamada a la acción contra el cambio climático lanzada por el papa Francisco en su encíclica sobre protección del medioambiente.

«El PNUMA agradece la inequívoca llamada a la acción del papa Francisco para hacer frente a la degradación del medioambiente y el cambio climático», afirmó en un comunicado. «Esta encíclica es una llamada que resuena no sólo en los católicos, sino en todos los pueblos de la Tierra. La ciencia y la religión están alineados en esta materia: Ahora es el momento de actuar», añadió Steiner.

El PNUMA apoyó así la encíclica del papa e insistió en la necesidad de responder a la degradación ambiental y el cambio climático como un «imperativo moral». «No debemos pasar por alto que los más pobres y los más vulnerables son los que más sufren estos cambios que estamos viviendo. La gestión ambiental de la humanidad del planeta debe reconocer los intereses de las generaciones actuales y futuras», remarcó el director ejecutivo del PNUMA.

Así, añadió, «todos debemos reconocer la necesidad de reducir nuestro impacto ambiental y consumir y producir de una manera sostenible». Aludiendo a las palabras del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, Steiner recordó que «somos la primera generación que puede acabar con la pobreza y la última generación que puede actuar para evitar los peores impactos del cambio climático».

 

 

La «encíclica ecologista» del Papa, en la que el Pontífice apuesta por una «valiente revolución cultural» contra el comportamiento «suicida» que destruye el medio ambiente y el planeta, ha sido muy bien acogida por Greenpeace. La organización, además, anima al gobierno español a ponerla en práctica y destaca que el Vaticano considera que hacer frente a la injusticia social ligada al calentamiento global es un imperativo moral.

«Greenpeace acoge con satisfacción la valiosa intervención del Papa Francisco en la lucha común de la humanidad para evitar un cambio climático catastrófico», ha declarado en un comunicado Kumi Naidoo, director de Greenpeace Internacional. «Esta primera encíclica sobre el medio ambiente pone al mundo un paso más cerca de ese punto de inflexión en el que abandonamos los combustibles fósiles y abrazamos totalmente la energía limpia y renovable para todos», ha añadido.

La organización ecologista comparte muchas de las ideas de la encíclica, entre las cuales se destaca que «el medio ambiente es un bien común, patrimonio de la humanidad y es responsabilidad de todos». Y aprovecha para reclamar que se detenga la políticas de prospecciones para la búsqueda de recursos energéticos, como las que «el Ministerio de Industria está promoviendo en aguas españolas o como las que «Shell» quiere llevar a cabo en el Ártico».

Como alternativa, Greenpeace que es muy útil atender a la frase del Papa en la que se propone recurrir a otras energías: «la tecnología basada en combustibles fósiles, altamente contaminantes (especialmente el carbón, pero también el petróleo y en menor medida, el gas ), debe ser reemplazada gradualmente y sin demora». En este sentido, la organización considera que el Papa hace una «llamada clara a los inversores responsables, directores ejecutivos y líderes políticos para acelerar el ritmo del cambio hacia una energía limpia».

Por otro lado, los ecologistas consideran que «las palabras del Papa deben sacar a los jefes de gobierno de su complacencia» y que deben animarles a hacer prevalecer el «bien común» sobre los «intereses particulares». Por ello, los activistas consideran que este posible cambio de actitud debería cristalizar en forma de leyes estrictas para «proteger el clima y acordar un potente protocolo climático en París a finales de este año».

«Es significativo que la primera Encíclica escrita por el Papa Francisco aborde el problema del cambio climático. Esperamos que su mensaje, al igual que el de otros líderes de opinión, ayude a impulsar el compromiso de los políticos españoles y el movimiento de la ciudadanía, que ya está demandando el fin de las energías sucias en favor de las renovables», ha afirmado Mario Rodríguez, director de Greenpeace España.

«Por ello, invitamos al Gobierno de España a que se sume a los líderes mundiales y visionarios como el Papa, que están dando un paso al frente para frenar la amenaza del cambio climático y que dé un giro de 180º para asumir políticas nacionales que lleven al abandono de las energías sucias y favorezcan las energías limpias y la conservación del medio ambiente», ha añadido.

 

 

 

 

La deforestación, la pérdida de biodiversidad y el aumento de las emisiones de CO2, junto a la necesidad de proteger los bosques y los océanos, son para Greenpeace motivos más que suficientes para llevar a cabo «esta revolución energética a nivel local en todo el mundo» que se señala en la encíclica.

«Por encima de todo, el Papa Francisco nos recuerda a todos, desde los individuos a los líderes mundiales, el imperativo moral para hacer frente a la injusticia social y al cambio climático. Son los pobres los que están más afectados por los peores impactos del cambio climático, a pesar de ser los que menos han contribuido a la causa del problema», ha concluido Naidoo.

Finalmente, la Santa Sede anunció que aspectos principales de la encíclica del papa sobre el medioambiente serán difundidos en twitter. Entre las acciones previstas para dar a conocer el contenido de la encíclica, Federico Lombardi destacó que los más de 20 millones de seguidores que el pontífice tiene en Twitter vivirán un «bombardeo de tuits» durante el día de hoy.

En ellos les irá ofreciendo datos principales para que todos puedan conocer poco a poco el nuevo texto. También ha anunciado que se distribuirá un resumen de la encíclica, que tiene 191 páginas, traducido a 21 idiomas. Lombardi ha afirmado que está previsto que en todas las conferencias episcopales del mundo se organicen conferencias y eventos para explicar a los interesados el contenido del texto.

(RD/Agencias)

Te puede interesar

Autor

Jesús Bastante

Escritor, periodista y maratoniano. Es subdirector de Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído