Las autoridades eclesiásticas han pagado 3,9 millones de euros a las víctimas de esos abusos

Más de un millar de personas denuncian abusos sexuales en la Iglesia belga en los últimos cuatro años

El 89 por ciento eran menores de edad, y un 23 por ciento tenían menos de diez años

Más de un millar de personas denuncian abusos sexuales en la Iglesia belga en los últimos cuatro años
Abusos en la Iglesia belga

"Somos perfectamente conscientes de que no podemos cambiar el pasado. Sólo podemos intentar ofrecer lo que más faltó en el pasado: humanidad y solidaridad", afirmó en rueda de prensa el presidente de la comisión, Manu Keirse

Más de mil personas denunciaron entre 2012 y 2015 haber sido víctimas de abusos sexuales por parte de religiosos belgas, según revela un informe publicado hoy y que recoge la agencia de noticias belga.

El estudio, llevado a cabo por Manu Keirse, ex profesor de la Universidad Católica de Lovaina (KU Leuven) y presidente de la comisión interdiocesana para la protección de los niños y los jóvenes, asegura que en esos años las autoridades eclesiásticas han pagado 3,9 millones de euros a las víctimas de esos abusos.

El informe, por otra parte, enumera las iniciativas adoptadas por las autoridades eclesiásticas belgas para tratar las denuncias de las víctimas.

Por un lado, más de 400 víctimas de abusos sexuales denunciaron los hechos a través de los 11 puntos de acogida creados para ayudar a ese colectivo, mientras que más de 600 lo hicieron por medio del centro de arbitraje creado a petición de la comisión especial del Parlamento federal para tratar las quejas por abusos sexuales.

El informe recuerda que para aquellos hechos que no han prescrito, se ofrece asistencia a las personas que pretenden presentar una denuncia ante las instancias judiciales.

Los testimonios reunidos hasta el pasado año revelan que el 89 por ciento de las víctimas tenían menos de 18 años de edad cuando fueron abusadas y 23 por ciento tenían menos de 10 años.

El 71 por ciento de los denunciantes eran de sexo masculino, así como el 95 por ciento de los abusadores; además el 80 por ciento de los casos ocurrió hace más de 30 años.

«Somos perfectamente conscientes de que no podemos cambiar el pasado. Sólo podemos intentar ofrecer lo que más faltó en el pasado: humanidad y solidaridad», afirmó en rueda de prensa el presidente de la comisión, Manu Keirse.

La Fundación Dignidad, creada por los obispos belgas para indemnizar a las víctimas de los curas pederastas, ha pagado 3,9 millones de euros en cuatro años, según el informe.

En 2010, el Parlamento y la Iglesia Católica belga decidieron crear un centro de arbitraje tras hacerse público un informe que sacaba a la luz más de 450 casos de niños y adolescentes que habían sufrido violaciones en las últimas décadas y no las habían denunciado. La mayor parte de los casos han prescrito.

Las indemnizaciones a las víctimas previstas por el centro de arbitraje van desde los 2.500 euros por los «atentados al pudor» cometidos sin violencia ni amenazas, hasta los 25.000 euros para las violaciones reiteradas y graves.

 

 

(RD/Agencias)

Te puede interesar

Autor

Jesús Bastante

Escritor, periodista y maratoniano. Es subdirector de Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leido