Miles de católicos celebran la Asunción en Lourdes bajo fuertes medidas de seguridad

Francisco recibe a Hollande tras el asesinato del sacerdote en Normandía

Los fieles acuden a "rezar por Francia" después de los últimos atentados

Francisco recibe a Hollande tras el asesinato del sacerdote en Normandía
El Papa, con François Hollande

Después del ataque, que se produjo poco después del atentado de Niza, muchos musulmanes llegaron a las iglesias para expresar su solidaridad hacia sus "hermanos" cristianos y su rechazo frente al yihadismo

El presidente francés François Hollande será recibido este miércoles en el Vaticano por el papa Francisco para hablar entre otros temas de las consecuencias del asesinato de un sacerdote francés en un iglesia de Normandía (noroeste), anunció la presidencia francesa.

La visita de Hollande es «consecutiva a los acontecimientos que tuvieron lugar en Francia, en Saint Etienne du Rouvray», donde fue degollado un sacerdote francés, asesinato reivindicado por la organización yihadista Estado Islámico (EI), declaró la fuente de la presidencia francesa.

Este anuncio se produce mientras los católicos franceses celebraban el día de la Asunción en el santuario de Lourdes, bajo fuertes medidas de seguridad tras el atentado de Niza y el asesinato del cura Jacques Hamel.

Miles de católicos acudieron este lunes al santuario de Lourdes para celebrar la Asunción y «rezar por Francia«, una peregrinación bajo fuertes medidas de seguridad tras el atentado de Niza y el asesinato de un cura en julio.

A principios de la mañana, una multitud de creyentes, algunos de ellos cargando los estandartes de sus diócesis, se preparaban ya para la primera misa.

«Venimos para rezar por la paz en todo el mundo, que parece estar sumida en un caos«, dijo sentado en la hierba Piet Tarappa, un empresario indonesio venido desde Yakarta con un grupo de 35 peregrinos, acompañados por un obispo.

Bajo un sol resplandeciente, policías y militares patrullaban el lugar, tras la implementación de un dispositivo excepcional tras la matanza del 14 de julio en Niza (sureste) que dejó 85 muertos y el asesinato el 26 de julio del sacerdote Jacques Hamel, de 85 años, degollado en plena misa en una iglesia de Normandía (noroeste).

La misa al aire libre, organizada en la pradera situada fuera del santuario, conmemora la Asunción, que según el dogma católico, celebra la subida al cielo de la Virgen María.

Lionel Ambroise, un ingeniero francés de 29 años que vive en Bruselas, dijo que acudió para «darle las gracias» a la virgen por su matrimonio y también para «reflexionar sobre el mundo y sobre Francia, en especial, por la crisis que atraviesa».

 


El cardenal y arzobispo de Lyon, Philippe Barbarin, una de las personalidades más influyentes de la Iglesia francesa, ha presidido la ceremonia:

«Quiero dirigirme también a los musulmanes que aman a la Virgen María. En muchas ocasiones he visto familias musulmanas en la basílica de Fourvière llevando a recién nacidos a la Virgen para que reciban su bondad y su amor maternal».

Después del ataque, que se produjo poco después del atentado de Niza, muchos musulmanes llegaron a las iglesias para expresar su solidaridad hacia sus «hermanos» cristianos y su rechazo frente al yihadismo.

Según una encuesta reciente, cerca del 65% de los franceses se declararon católicos en 2010, pero sólo un 7% acude a misa al menos una vez al mes.

Además de las celebraciones religiosas, hay muchos eventos festivos programados este lunes en Francia, incluyendo bailes populares, fuegos artificiales y fiestas culturales, aunque algunos tuvieron que ser anulados por motivos de seguridad.

 

(RD/Agencias)

Autor

Jesús Bastante

Escritor, periodista y maratoniano. Es subdirector de Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído