El cardenal Marx arremete contra la creciente injusticia social en Alemania

«Si la distribución de la riqueza es cada vez más desigual, el Estado no puede hacer como que no le incumbe»

"El que trabaja debe tener más que lo necesario para sobrevivir", reclama el arzobispo de Múnich

"Si la distribución de la riqueza es cada vez más desigual, el Estado no puede hacer como que no le incumbe"
El cardenal Reinhard Marx Agencias

Todavía tenemos un desempleo de larga duración demasiado alto. Y el monto de la ayuda estatal es demasiado bajo como para poder asegurar que la gente participe de forma justa en la vida social

(C. Doody/Agencias).- «En Alemania hay gran prosperidad, pero no siempre se reparte con justicia». Otra denuncia profética más del cardenal Reinhard Marx, esta vez sobre la creciente desigualdad social que se va extendiendo en Alemania. «No podemos aceptar que uno de cada cuatro trabajadores trabaje en sectores de salarios bajos», ha sostenido el cardenal. Que «un jefe gane cien veces más que un trabajador cualificado» es algo «que nadie entiende», un símbolo de que algo está «fuera de equilibrio».

Marx, presidente de la Conferencia Episcopal alemana y arzobispo católico de Múnich, reclamó este sábado que se eleven los impuestos al patrimonio y herencias así como al movimiento de capitales.

«Si la distribución de la riqueza es cada vez más desigual, el Estado no puede hacer como que no le incumbe», dijo el prelado en una entrevista que publicó este sábado el semanario alemán Der Spiegel.

Marx criticó la creciente injusticia social en Alemania. El purpurado consideró apropiada la reforma del mercado laboral llevada a cabo hace más de una década para sacar al país del estancamiento económico pero destacó que no se cumplieron todos los objetivos.

«Todavía tenemos un desempleo de larga duración demasiado alto. Y el monto de la ayuda estatal es demasiado bajo como para poder asegurar que la gente participe de forma justa en la vida social», sostuvo.

«Si la injusticia supera un cierto nivel en un país, esto pone en peligro la cohesión de la sociedad y con ello la solidaridad», alertó. Para Marx, un tema central es el pago de salarios justos: «El que trabaja debe tener más que lo necesario para sobrevivir».

Pese a que la economía de Alemania florece y la desocupación cayó en marzo al seis por ciento y afectó a unas 2.662.000 personas, cerca de un millón de parados de larga duración casi no tienen posibilidad de acceder a un puesto de trabajo.

Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leido