De la Jornada de la Juventud Asiática

‘No’ a las «visiones teológicas mendaces» del extremismo

D'Rozario: "Intolerancia y terrorismo no son expresiones de los valores auténticos de la cultura asiática"

'No' a las "visiones teológicas mendaces" del extremismo
Encuentro sobre la convivencia en la Jornada de la Juventud Asiática AsiaNews

A los indonesios les fue practicado el lavado de cerebro. No es verdad, como ya muchos piensan, que el arabismo sea la parte auténtica del islam

En el tercer día de la Jornada de la Juventud Asiática, cardenales y obispos asiáticos participaron en un encuentro sobre la convivencia pacífica, junto a algunas importantes personalidades indonesias comprometidas en el diálogo entre las religiones.

La manifestación juvenil, que reúne en Yogyakarta (Java central) hasta el 6 de agosto más de 2 mil jóvenes católicos provenientes de 22 países asiáticos, tiene una fuerte característica interreligiosa.

La Jornada de este viernes, que tenía como tema: «La unidad en la diversidad cultural», se llevó a cabo con un encuentro a puertas cerradas del cual tomaron parte, entre otros, el obispo de Tanjungkarang monseñor Yohannes Harun Yuwono, presidente de la Comisión para los asuntos interreligiosos de la Conferencia episcopal indonesia (Komisi Hak Kwi); el jesuita Heru Prakosa, docente en la católica Sanata Dharma University de Yogyakarta; Suhadi Cholil, profesor de la Islamic State University; y Savic Ali, líder musulmán responsable de los servicios web de Nahdlatul Ulama (Nu), la más importante organización del islam indonesio moderado, que apoya el pluralismo, el diálogo interreligioso y los derechos humanos.

Los dos relatores musulmanes afirmaron que en Indonesia existen hoy algunos grandes desafíos que las comunidades islámicas, y otros, están llamados a enfrentar juntos: el fundamentalismo entre los musulmanes y el prejuicio en relación con las minorías religiosas.

Otro desafío es el terrorismo, que manipula las enseñanzas islámicas para insinuar en las mentes de las personas simples «visiones teológicas mendaces que condenan la socialización con personas de otras confesiones religiosas». Ambos líderes invitan a vencer la tentación de los sospechosos y rechazar estas «falsas ideas», que encuentran terreno fértil en internet.

Sin embargo, Savic Ali sostiene que las redes sociales pueden también convertirse en «instrumentos para promover la pacífica coexistencia y erradicar las visiones extremas o las enseñanzas manipuladas de ciertas doctrinas religiosas».

Algunos líderes católicos contribuyeron a la discusión, compartiendo opiniones y experiencias. Monseñor Anicetus B. Sinaga, arzobispo de North Sumatra (Indonesia), declaró que toda religión promueve la paz y la tolerancia, pero que también es responsabilidad de los líderes religiosos difundir estos valores entre los fieles. El cardenal Patrick D’ Rozario de Daca, Bangladés, recordó que la intolerancia y el terrorismo no son expresión de los valores auténticos de la cultura asiática. Es responsabilidad de Asia transmitir los ideales de tolerancia y solidaridad a los otros continentes.

El profesor Syafi’i Maarif, ex presidente de Muhammadiyah, la segunda organización islámica moderada de Indonesia, individuó en tres factores las causas de la difusión del radicalismo en la sociedad indonesia.

Según el estudioso, la corrupción, junto a las injusticias sociales derivadas del aumento de la brecha entre ricos y pobres, contribuye a generar intolerancia y violencia entre comunidades de diversos contextos religiosos y culturales. El tercer factor es la «arabización desviada» de la cultura islámica en el país: «A los indonesios les fue practicado el lavado de cerebro. No es verdad, como ya muchos piensan, que el arabismo sea la parte auténtica del islam». En Indonesia, concluyó el profesor, también la política corrupta es cómplice de los episodios de intolerancia.

En efecto, algunos partidos conservadores recientemente han creado alianzas con movimientos islámicos radicales para dar fuerza a la propia agenda política, contribuyendo a la estimulación islamista que en los últimos meses ha creado fuertes tensiones en la sociedad indonesia, como en ocasión del «caso Ahok».

Después de las presiones de las organizaciones extremistas, el pasado mayo el tribunal del distrito de Yakarta Norte, declaró al cristiano Basuki «Ahok» Tjahaja Purnama, ex gobernador di Yakarta, culpable de blasfemia por haber sugerido que algunas personas habían abusado de un versículo coránico para bloquear su reelección.

Pero, su controvertida condena a dos años de cárcel despertó en la sociedad civil indonesia aquellos que fue definido como «un nuevo nacionalismo indonesio» que promueve la doctrina del pluralismo como base de la nación. El pasado julio, el presidente Joko «Jokowi» Widodo firmó un decreto (denominado Perppu) que da al gobierno el poder de prohibir las organizaciones radicales.

(RD/AsiaNews)

Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído