Rector Mayor de los Salesianos dice que está "muy delgado, pero muy sereno"

Fernández Artime: «El padre Tom es un testimonio de fe para el mundo, la Iglesia y los jóvenes»

"Me impresionó saber que celebraba todos los días la Eucaristía, aun sin el pan ni el vino"

Fernández Artime: "El padre Tom es un testimonio de fe para el mundo, la Iglesia y los jóvenes"
Ángel Fernández Artime y el Padre Tom

Ha vivido como un don de Dios cosas tan simples como dormir serenamente, y vivir cada momento en paz

(RD/ANS).- La alegría por la liberación del Padre Tom ha dado vuelta al mundo. Miles de personas han expresado gratitud a Dios por este regalo. En medio de un mundo en tensión, el Padre Tom Uzhunnalil, es imagen de serenidad y paz. El Rector Mayor, Ángel Fernánde Artime, que acaba de regresar de Malta, quiso encontrarse inmediatamente con su hermano salesiano.

Este es el testimonio del Rector Mayor:

«En la tarde del 13 de setiembre he tenido la dicha y la alegría de encontrarme con nuestro querido hermano el P. Tom que se encuentra en la ciudad del Vaticano. Lo he saludado en modo indiano y enseguida nos hemos dado un fuerte abrazo como signo de afecto fraterno.

Está muy delgado, pero lo he encontrado muy sereno, lúcido y con una paz interior. Me narró su profunda acción de gracias al Señor, a la congregación porque se sentía muy acompañado por la Familia Salesiana que rezaban por él, unido a las Religiosas de otras congregaciones que rezaban por él.

Me impresionó profundamente saber que celebraba todos los días la Eucaristía, aun sin el pan ni el vino, haciendo la acción de gracias y ofreciendo al Señor lo que estaba viviendo.

Ha vivido como un don de Dios cosas tan simples como dormir serenamente, y vivir cada momento en paz. Iniciar el día nuevo para seguir rezando, hablando con el Señor, ofreciendo todo por el mundo, por la Iglesia, por los jóvenes.

 

 

Realmente el P. Tom es un testimonio de fe que me ha conmovido. Hemos rezado en la Capilla de la Comunidad Salesiana y le he impartido la Bendición de María Auxiliadora. He impartido las buenas noches y le he manifestado que con mi presencia, estaban todos sus hermanos salesianos y toda la Familia Salesiana del mundo.

Le dije que si me lo permitía, quería ofrecerle la Cruz de salesiano que siempre llevo conmigo. Se la entregué con cariño y la recibió con profunda gratitud y posteriormente cantamos a nuestra madre la canción Salve Regina.

Hemos compartido una cena muy sencilla. He constatado que él pesa poco, come despacio, pero come bien. Los médicos han manifestado que se encuentra débil, pero es solo cuestión de tiempo y descanso y que todo irá muy bien. Ha sido un momento de gran fraternidad.

Además ha sido un día especial, marcado por el encuentro del P. Tom con el Santo Padre donde lo ha recibido con afecto de Padre, con la sencillez que lo caracteriza y con el cariño que nos tiene a todos».

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Jesús Bastante

Escritor, periodista y maratoniano. Es subdirector de Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído