Rebeca, secuestrada durante dos años por Boko Haram: "He perdonado a los terroristas"

«Tiraron a mi hijo al río, fui corriendo a buscarle pero ya no encontré su cuerpo»

La joven nigeriana protagoniza la campaña "Libres contra el terror", de Ayuda a la Iglesia Necesitada

"Tiraron a mi hijo al río, fui corriendo a buscarle pero ya no encontré su cuerpo"
Rebeca Bitrus

"Me violaron tres veces hasta que me quedé embarazada y dejaron de estar conmigo. No podía hacer nada porque había cuatro hombres sujetándote y uno de ellos lleva además un arma". Fruto de esas violaciones nació su hijo Cristóbal.

(J. B./ACN).- «Tiraron a mi hijo al agua, fui corriendo a buscarle pero ya no encontré su cuerpo». Durante dos años, Rebeca Bitrus vivió secuestrada por Boko Haram. Ella es una de las 285 chicas que el grupo terrorista mantuvo retenidas, de forma inhumana, durante meses. Fue violada en repetidas ocasiones, hasta que la dejaron embarazada. Ella, sin embargo, asegura que «he perdonado a los terroristas».

Rebeca Bitrus está en España, invitada por Ayuda a la Iglesia Necesitada. El día en que fue secuestrada, junto a otras compañeras, los terroristas de Boko Haram entraron en su aldea «y comentaron a matar a la gente». Hombres, mujeres y niños. También el suyo, arrojado al río y al que jamás encontró.

Durante dos años Rebeca fue sometida a torturas por parte del grupo terrorista. «En aquel tiempo me violaron tres veces hasta que me quedé embarazada y dejaron de estar conmigo. No podía hacer nada porque había cuatro hombres sujetándote y uno de ellos lleva además un arma», relata. Fruto de esas violaciones nació su hijo Cristóbal.

 

Rebeca tampoco olvida cómo los terroristas la obligaron a convertirse al Islam. Sin embargo, ella no dejaba de rezar a Crissto. «Cuando ponía mi cabeza en el suelo para rezar decía ‘Jesús creo en ti, me tienes que liberar».

«Cuando gritaban Allahu akbar, yo rezaba en mi interior: Jesús sálvame», afirma Rebeca, quien ha participado en la presentación de la campaña «Libres ante el terror» de la fundación pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN), para apoyar a las víctimas de Boko Haram en el norte de Nigeria.

Junto a Rebeca, el padre Innocent Zambua, sacerdote de la diócesis de Maiduguri, ha señalado: «En nuestra diócesis hemos registrado unas 100.000 personas desplazadas, 300 iglesias quemadas, y 25 escualas, 3 centros de salud y 3 conventos destruidos».

Por su parte, el director de ACN en España Javier Menéndez Ros, ha destacado el papel fundamental de la Iglesia católica en las zonas que más han sufrido los ataques de Boko Haram: «Los obispos del norte de Nigeria están ayudando a todos, sin ellos la herida sería mayor». Menéndez Ros ha reafirmado el compromiso de ACN con los cristianos de Nigeria y víctimas del grupo terrorista: «Nigeria es el país más mortífero para los cristianos. No queremos dejarles solos«.

Ayuda a la Iglesia Necesitada ha contribuido con 1,5 millones de euros a paliar las necesidades de las personas que han sufrido la violencia terrorista en Nigeria en los últimos 5 años. Diócesis como las de Kaduna, Jos, Kafanchan o Maiduguri han recibido 556.950 € para proyectos de construcción, 577.611 € para el sostenimientos de sacerdotes, 234.910 € para la formación y ayuda a seminaristas, 67.300 € para la formación de catequistas y 11.400 € para la formación de novicias.

Ayuda a la Iglesia Necesitada quiere con esta campaña recaudar fondos para sostener a las viudas y huérfanos víctimas de Boko Haram en la diócesis de Maiduguri, para su escolarización y formación. También quiere reconstruir las casas de aldeas cristianas quemadas por el grupo Fulani en el sur de Kaduna, entre otros proyectos relacionados con la formación de seminaristas, catequistas, y acciones a favor del diálogo interreligioso.

 

Autor

Jesús Bastante

Escritor, periodista y maratoniano. Es subdirector de Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído