"Las llagas de Cristo permanecen en las personas heridas por la vida"

El Papa en la catedral de Cesena: «Os invito a hacer la revolución de la ternura»

"El sueño del viejo hará que el joven vaya adelante, se entusiasme y sea profeta"

El Papa en la catedral de Cesena: "Os invito a hacer la revolución de la ternura"
El Papa, en la catedral de Cesena

Si hay incomprensiones, hablad. Pero nunca las murmuraciones. Las murmuraciones destruyen una comunidad. Las murmuraciones son un acto terrorista

(José M. Vidal).- Tras saludar al pueblo en la plaza mayor de Cesena, el Papa se reúne con el pueblo de Dios en la catedral de la ciudad donde nació el Papa Pío VI. Francisco invita a las fuerzas más comprometidas e la Iglesia a activar «la revolución de la ternura», curando las «llagas de Cristo, que son los pobres» e invitando al diálogo entre los jóvenes y los ancianos.

Allí le esperan los consagrados, el clero, los laicos más comprometidos de los consejos pastorales, los miembros de la Curia y los representantes de las parroquias.

En la capilla de la Madonna del Popolo, el Papa adora el Santísimo Sacramento y venera a Nuestra Señora. Después, escucha el saludo de monseñor Regattieri.

Algunas frases del saludo del Papa

«Gracias, por vuestra acogida»

«Anunciar y testimoniar con alegría el Evangelio»

«Corresponsabilidad es una palabra clave en la evangelización»

«Una Iglesia que se esfuerza en caminar en la fraternidad y en la unidad. Si no hay esto, todo lo demás no sirve»

«Salir de uno mismo y descentrarse»

«Las llagas de Cristo permanecen en las personas heridas por la vida, humilladas, en la cárcel o en los hospitales»

«La gracia de ser humildes y generosos, portadores de la fuerza del Evangelio»

«Adentrarse en el mar abierto de la pobreza de nuestro tiempo»

«Reservar adecuado espacio a la oración y a la meditación»

«la oración es la fuerza de nuestra misión»

«La oración es indispensable tanto para los sacerdotes y consagrados como para todas las personas»

«Se trata de recuperar la capacidad de mirar»

«Riesgo de mirar cada vez menos a los ojos de los demás»

«Mirar con respeto y amor a las personas»

 

«Os invito a hacer la revolución de la ternura»

«Especial atención a los jóvenes como apóstoles de los jóvenes»

«Necesitan ser ayudados a descubrir los dones con los que el Señor les ha dotado»

«Para que superen la cultura subjetivista, que exalta el yo hasta idolatrarlo»

«Impulsar el diálogo entre los jóvenes y los ancianos»

«Aprender a hacer que los jóvenes hablen con los ancianos»

«Los viejos soñarán; los jóvenes profetizarán»

«El sueño del viejo hará que el joven vaya adelante, se entusiasme y sea profeta»

«Que haya este diálogo, porque este diálogo hará milagros»

«LLamados a ser testimonios y mediadores»

«Tenemos que posibilitar que los padres pierdan el tiempo jugando con sus hijos»

«Dicen que, cuando Dios no da hijos a los sacerdotes, el diablo le da sobrinos»

«Sacerdotes,no perdáis la alegría»


«La gente, a veces, encuentra sacerdotes con caras de pepinillo en vinagre. Alegría, alegría»

«La alegría de ser sacerdote»

«La alegría de terminar la jornada cansados y sin necesitar pastillas para dormir»

«Que el Señor nos ayude a trrabajar con alegría en su viña, como trabajadores alegres y misericordiosos»

«COntagiad el espíritu misionero»

«Caminad juntos»

«Si hay incomprensiones, hablad. Pero nunca las murmuraciones. Las murmuraciones destruyen una comunidad»

«Las murmuraciones son un acto terrorista. Murmurar es un terrorismo: vas, murmurras, tiras la bomba y te vas…»

«Si no tienes el coaje de decir las cosas a la cara, muérdete la lengua»

«Os bendigo de corazón y os pido, por favor, que recéis por mí».

 

Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído