Defiende a Francisco de las acusaciones de ingenuidad del cardenal Zen

Michael Yeung: «No creo que el Papa quiera acercarse a China por alguna competición de poder o política»

"Tiene buenas razones para pensar cada día en cómo difundir el Evangelio en China. No es para propósitos políticos"

Michael Yeung: "No creo que el Papa quiera acercarse a China por alguna competición de poder o política"
El obispo de Hong Kong, Michael Yeung HKFP

Estamos encargados por Dios de utilizar mejor nuestra situación, nuestro ambiente, para poder ayudarnos mejor unos a otros. De no ser así, sería imposible entender lo que dice el Papa Francisco en Laudato Si'

(Cameron Doody).- «Creo que el Santo Padre tiene buenas razones para pensar cada día en cómo difundir el Evangelio en China. No es para propósitos políticos». A diferencia de su predecesor, el combativo cardenal Joseph Zen, el actual obispo de Hong Kong, Michael Yeung, apoya plenamente la política que lleva el Papa Francisco con Pekín, y añade, contra las insinuaciones de Zen, que «no creo que el Santo Padre quiera acercarse a China por alguna competición de poder o política».

Hablando con Crux, el obispo Yeung -quien relevó al cardenal John Tong Hon, sucesor de Zen, este pasado agosto- ha recordado que el pontífice hace muy bien en allanar el camino para la evangelización de China, ya que, teniendo este país una población de 1,400 millones, «si solo el 1%… se hiciera católica serían más que en Europa».

Aunque eso sí, ha precisado el obispo, «la Iglesia nunca debería perseguir las preocupaciones por la autoridad o el poder». «Cuando la Iglesia ha tenido una gran autoridad o poder, es cuando la Iglesia se ha acabado corrompiendo. Cuando la Iglesia se ha hecho pobre y humilde al servir a los demás, es cuando la Iglesia realmente ha crecido», ha añadido Yeung.

Exactamente la misma Iglesia esta última -una Iglesia sencilla y servidora- con la que sueña el Papa Francisco, y no menos en el contexto chino.

«No creo que el Santo Padre quiera acercarse a China por alguna competición de poder o política», se ha reafirmado Yeung, días después de que el cardenal Zen acusara al pontífice y a su ‘número dos’, el cardenal Secretario de Estado Pietro Parolin, de haberse dejado llevar con respecto a China por preocupaciones más de índole diplomática, en vez de religiosa. «Nuestro Señor Jesucristo nunca pidió a sus discípulos que se alzaran contra el Imperio romano», explica Yeung, a propósito de las políticas de Francisco.

Un ‘no’ del Papa, entonces, y según Yeung, a la política con China, pero un ‘sí’ rotundo a a evangelización de un país en el que «hay mucha gente… que aún no han tenido la oportunidad de recibir el Evangelio». Pero eso sí, una evangelización que pasa más por el desarrollo y fortalecimiento de la solidaridad social que por la predicación de la doctrina, a juicio del obispo.

«Estamos encargados por Dios para utilizar mejor nuestra situación, nuestro ambiente, para poder ayudarnos mejor unos a otros. De no ser así, sería imposible entender lo que dice el Papa Francisco en la Laudato Si’«, ha recordado el prelado de Hong Kong.

«Este ambiente no se trata solo del medio ambiente, sino también de nuestras relaciones. No solo de nuestras relaciones con la Tierra, cómo utilizar la riqueza del mundo o cómo usamos el agua: también se trata de cómo nos respetamos mutuamente. En el camino, viene a ser lo mismo: el Santo Padre nos está instando a utilizar nuestras relaciones interpersonales», opinó el obispo Yeung.

Las mismas prioridades las del Papa Francisco que tiene el obispo de Hong Kong y que ya señaló desde su primera homilía tras asumir el cargo, insistiendo en aquella ocasión que se fijaría, durante su mandato, «en el ministerio de la sanación de las relaciones, particularmente con respecto a los problemas que afectan a las familias, los vulnerables y los heridos».

Te puede interesar

Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído