Los obispos pakistaníes condenan “el atentado cobarde e inhumano contra fieles inocentes”

“Este ataque es un acto de cobardía. Tal odio no ayudará a nadie a ganarse un puesto en el paraíso”

El ataque de varios kamikazes a una iglesia metodista dejó 13 muertos y 56 heridos

“Este ataque es un acto de cobardía. Tal odio no ayudará a nadie a ganarse un puesto en el paraíso”
Un militar custodia la entrada la iglesia metodista EFE

Que Dios dé a las familias de las víctimas la fortaleza necesaria para soportar la pérdida de sus seres queridos y una pronta recuperación a los heridos

(J. B./Fides).- «Atacar a los fieles, especialmente durante el período navideño, es un acto de cobardía. Tal odio y violencia no ayudará a nadie a ganarse un puesto en el paraíso». La Iglesia de Pakistán ha condenado con dureza el último atentado contra una iglesia metodista, que se ha cobrado la vida de 13 personas, y 56 heridos, y que ha sido reivindicado por el Estado Islámico.

En un comunicado, el presidente de la Conferencia Episcopal pakistaní, Joseph Arshad, denunciaron cómo «las masacres de vidas inocentes están aumentando en Pakistán». «Oremos a nuestro Señor Jesucristo para que, como nación, nos pueda dar fuerza, sabiduría, tolerancia y paz. Que Dios dé a las familias de las víctimas la fortaleza necesaria para soportar la pérdida de sus seres queridos y una pronta recuperación a los heridos», subraya la nota.

El ataque a la iglesia Bethel en Quetta supone «un atentado cobarde e inhumano contra la Iglesia y los fieles inocentes«, constatan los obispos del país que «aprecian enormemente la pronta respuesta de la policía y de las fuerzas de seguridad que han ayudado a garantizar las vidas de casi 400 fieles presentes en la Iglesia» y aseguran sus oraciones por las familias de los fieles asesinados y heridos.

 

 

Al mismo tiempo, la Comisión Justicia y Paz del país hizo un llamamiento a las instituciones «para que entreguen a los responsables ante la justicia y aborden las causas profundas de esta intolerancia«, destacando la urgencia de «fortalecer las medidas para la protección de todos los ciudadanos, especialmente durante este período navideño».

A su vez, Nasir Saeed, director de la Ong CLAAS, recalcaba a Fides que «los cristianos son los más pacíficos y al mismo tiempo vulnerables de todo Pakistán, y que han luchado con todos los demás ciudadanos por la independencia de Pakistán, desempeñando un papel vital en lo que respecta a su desarrollo como nación».

Para Saee, «es responsabilidad del estado brindar protección a sus ciudadanos y en particular a las minorías. El gobierno no ha conseguido darles garantías de seguridad y resolver sus problemas. La mayoría de los cristianos están decepcionados y no ven su futuro en Pakistán. Muchos están huyendo del país donde lucharon junto a Muahmmad Ali Jinnah, fundador de Pakistán».

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Jesús Bastante

Escritor, periodista y maratoniano. Es subdirector de Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído