El Parlamento debate si representan un peligro para la seguridad nacional

¿Serán los curas y obispos católicos «agentes extranjeros» en Australia?

"Los católicos somos seguidores de Jesucristo, no agentes de un Gobierno extranjero", afirma el Epicopado

¿Serán los curas y obispos católicos "agentes extranjeros" en Australia?
¿Los curas católicos serán declarados "agentes extranjeros" en Australia? RD

Aunque el proyecto de ley contempla una exención para la Iglesia católica, un borrador del mismo declara en su preámbulo que la Iglesia australiana actúa bajo las órdenes de la Santa Sede

(Cameron Doody).- Corren tiempos en los que a todos los Estados les preocupa, y mucho, el espionaje e injerencias extranjeros. Pero el Gobierno australiano parece estar dispuesto a ir un paso más allá de las precauciones normales, y obligar a todos los sacerdotes y obispos católicos del país -además de cualquier laico involucrado en actividades de presión política- a registrarse como «agentes extranjeros».

Tal y como informa el Catholic Herald, ha comenzado una audiencia pública en el Parlamento nacional a propósito de la introducción de un nuevo proyecto de ley que, de ser aprobado, requeriría que todos los residentes en Australia que actúen bajo órdenes de poderes extranjeros declararan ese estatus en un nuevo registro o enfrentarse a posibles cargos criminales.

El Gobierno advirtió de estas posibles consecuencias cuando anunció la nueva legislación el pasado diciembre. «Si actúas de forma encubierta en nombre de un actor extranjero, de una manera que hace daño a la seguridad nacional de Australia, que influye en el proceso político o en una decisión del Gobierno, esa conducta será penalizada», declaró el entonces ministro de Justicia, George Brandis.

Aunque el proyecto de ley contempla una exención para la Iglesia católica, un borrador del mismo declara en su preámbulo que la Iglesia australiana actúa bajo las órdenes de la Santa Sede. Una «creencia incorrecta», según ha respondido ya la Conferencia Episcopal nacional y que el obispo de Toowoomba, Robert McGuckin, ha intentado aclarar.

«Quiero ser claro en rechazar la caracterización de la Iglesia católica contenida en el memorándum explicativo», dijo McGuckin, lamentando que tal y como está redactado ahora «parece que todo católico involucrado en el lobbying puede tener que registrar», algo que «no creemos que sea el propósito de la ley». «Los católicos somos seguidores de Jesucristo; no somos agentes de un Gobierno extranjero», añadió el prelado.

El actual ministro de Justicia Christian Porter, no se ha pronunciado aún sobre la postura de los obispos australianos en particular. Sí ha dicho, no obstante, que todas las presentaciones públicas que recibe el Parlamento «son importantes», si bien tendrán que conjugarse con «el proceso crítico de la modernización de la ley para hacer de Australia un lugar más seguro».

Te puede interesar

Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído