Habría perdido millones de dólares con la compraventa de tierras

Sacerdotes de la Iglesia siro-malabar acusan al cardenal Alencherry de mala gestión financiera

Mandan un informe a Roma "para que el Vaticano se entere por la fuente original"

Sacerdotes de la Iglesia siro-malabar acusan al cardenal Alencherry de mala gestión financiera
El cardenal George Alencherry, arzobispo mayor de Ernakulam-Angamaly Agencias

Estamos preparados para asumir la pérdida. Pero tenemos el derecho de saber qué pasó con nuestros activos, cómo pasó y adónde ha acabado el dinero

(Cameron Doody).- Una controversia sacude a la segunda Iglesia siro-malabar, y el impacto ha llegado hasta el Vaticano. Sacerdotes de esta iglesia de la India han llevado a Roma las acusaciones contra su arzobispo, el cardenal George Alencherry, al que achacan pérdidas de casi 13 millones de dólares a través de operaciones cuestionables de compraventa de tierras.

El padre Paul Karedan, portavoz de la archidiócesis de Ernakulam-Angamaly -presidida por el cardenal Alencherry- ha confirmado a UCA News que el consejo presbiteral de la misma ha mandado un informe a Roma con los detalles de las quejas contra el purpurado.

«Esto no significa que [los sacerdotes] estén buscando la intervención del Vaticano», ha matizado el padre Karedan, añadiendo que «lo correcto es que el Vaticano se entere de esta cuestión por la fuente original y no a través de los medios».

A finales del año pasado, la prensa indio descubrió unas operaciones sospechosas que Alencherry, supuestamente, habría aprobado, de compraventa de tierras en sitios privilegiados en la ciudad de Kochi, la capital financiera de Kerala. Las especulaciones  llevaron al obispo auxiliar de Ernakulam-Angamaly, Sebastian Adayanthrath, a escribir una carta circular en la que admitía la existencia de una «crisis financiera» en la archidiócesis.

Una crisis causada, según Adayanthrath, porque la Iglesia había pedido un préstamo bancario en 2015 para comprarse un terreno solo para verse obligada después a vender otros solares para pagar los intereses.

Si bien el valor del préstamo original fue de 600 millones de rupias (9,3 millones de dólares), añadió la circular, las deudas de la archidiócesis ahora han ascendido a 840 millones (13 millones de dólares), con lo que son casi 3 millones de dólares no contabilizados y que fuentes temen hayan acabado en manos de terceros.

El padre Karedan, portavoz de la archidiócesis de Ernakulam-Angamaly, ha confirmado que Alencherry responderá a las alegaciones de haber cometido un «lapsus moral» en su gestión en el próximo consejo presbiteral, dentro de los próximos diez días. Un cura diocesano anónimo, no obstante, indicó a UCA News que el intento del purpurado de «ganar tiempo» no significa nada y que el «silencio ensordecedor» del cardenal «nos hace daño a todos».

«Ninguno de nosotros jamás ha dicho que nuestro cardenal o nuestros curas hayan robado el dinero. Estamos preparados para asumir la pérdida. Pero tenemos el derecho de saber qué pasó con nuestros activos, cómo pasó y adónde ha acabado el dinero», lamentó el sacerdote.

Otra de las hipótesis que se ha barajado en los últimos días para explicar la pérdida de dinero en la archidiócesis es que todo se trata de una «disputa partidista en la Iglesia, que ha dividido incluso a obispos y está basada en una controversia litúrgica», tal y como lo explica el hombre que lidera al Open Church Movement («Movimiento por una Iglesia abierta»), Reji Njallani.

Este laico indicó a UCA News que los que están llevando las acusaciones contra el cardenal Alencherry son progresistas que no quieren que alguien de su perfil tradicionalista ocupe el cargo de arzobispo mayor de la Iglesia siro-malabar. Especialmente si el Vaticano decide elevar su rango al de patriarca, posibilidad que cobra cada vez más fuerza.

Una teoría, la de una conspiración contra el purpurado, que ha descartado un sacerdote mayor de la archidiócesis. «Nada podría ser más absurdo que reavivar aquí una vieja disputa», dice este sacerdote. «Ninguno de nuestros curas ha dicho una palabra contra el cardenal ni desafiaría sus órdenes. Estaríamos personas muy felices si esta polémica dolorosa de alguna forma se pudiera solucionar».

Un auxiliar de Alencherry le acusa de haberle insultado

Por su parte, Sebastian Adayanthrath -el obispo auxiliar de Ernakulam-Angamaly- ha cargado duramente contra Alencherry, acusándolo de haberle insultado y hasta haber puesto su práctica del ministerio sagrado en entredicho por haber confirmado la existencia de la «crisis financiera» en la archidiócesis.

«Cuando le pregunté por los detalles de las compraventas de tierras, el cardenal me insultó y cuestionó la integridad de mi sacerdocio. No ha dado ninguna explicación de las operaciones pese a haber recibido numerosas peticiones», dijo Adayanthrath, según informa un periódico local, el Deccan Chronicle.

«Se decidió [en un consejo de la archidiócesis] que se vendiera propiedades de la Iglesia para liquidar deudas y mi nombre aparece en las actas de la reunión», continuó el obispo auxiliar. «Pero yo no tengo ninguna idea de la serie de incidentes que ocurrieron después. Tengo que enfrentarme a insultos cuando pregunto por los detalles. El cardenal, el padre Joshy Puthuva [el procurador de la archidiócesis] y monseñor Sebastian Vadakkum-padan [el vicario general] hasta aquí no han aportado ningún detalle, lo cual es misterioso», opinó Adayanthrath.

Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído