Piden que el arzobispo siro-malabar dé un paso al lado hasta resolver el caso

Medio millar de curas se amotinan contra Alencherry, imputado por conspiración, abuso de confianza y malversación

El cardenal podría haber vendido terrenos de la diócesis "de forma no transparente"

Medio millar de curas se amotinan contra Alencherry, imputado por conspiración, abuso de confianza y malversación
El cardenal George Alencherry, arzobispo mayor de Ernakulam-Angamaly Agencias

El Tribunal Alto de Kerala rechazó los argumentos esgrimidos por el purpurado de que solo el Papa pueda iniciar un proceso contra él o que él tiene autoridad suprema sobre los activos eclesiásticos

(Cameron Doody).- Centenares de sacerdotes de la Iglesia siro-malabar se han amotinado contra el cardenal George Alencherry, después de que éste fuera imputado por conspiración, abuso de confianza y malversación de dinero. Hasta 448 curas han firmado un manifiesto exigiendo que el arzobispo de Ernakulam-Angamaly dé un paso al lado hasta que se resuelva el caso contra él por la pérdida de hasta 13 millones de dólares en una serie de operaciones sospechosas de compraventa de tierras.

De acuerdo con lo publicado por medios locales, el Tribunal Alto de Kerala decidió la semana pasada que hay indicios razonables de que el purpurado cometió los delitos citados y dirigió a la policía a proceder a su imputación.

Así, resolvió que Alencherry y otros dos sacerdotes vendieron a un empresario, «por un precio muy bajo», solares pertenecientes a la archidiócesis de Ernakulam-Angamaly en la ciudad de Kochi, y que estas ventas se llevaron a cabo «de una forma no transparente». Pese a que uno de estos solares estaba valorado en casi 4,2 millones de dólares estadounidenses, los beneficios de su venta solo aparecen en las cuentas de la archidiócesis al valor de 1,4 millones, dejando así una cantidad 2,8 millones de dólares «envuelta en el misterio», según la denuncia que dejó original al caso.

El tribunal de Kerala también rechazó los argumentos esgrimidos por el purpurado de que solo el Papa pueda iniciar un proceso contra él, o que él tiene autoridad suprema sobre los activos eclesiásticos.

La policía hasta aquí, no obstante, aún no ha entregado los papeles a Alencherry, alegando que hay que esperar a un informe del ministro de Justicia de Kerala, pero corriendo el riesgo -como ya ha advertido el Tribunal Alto- de entrar en desacato de una orden judicial. Algo que no ha hecho más que avivar las protestas de sacerdotes y laicos, que no quieren que Alencherry continúe al frente de la archidiócesis.

Además solicitar su marcha, centenares de sacerdotes también se manifestaron el pasado viernes en las inmediaciones de la casa de Alencherry, acción por la que fueron increpados por algunos defensores del cardenal. Una división más que evidente en la archidiócesis que ha provocado la intervención del Consejo de Obispos Católicos de Kerala (KCBC, por sus siglas en inglés), organismo que ha formado un comité de mediación -liderado por el arzobispo mayor de la Iglesia siro-malankara, el cardenal Baselios Cleemis– que intentará arbitrar entre todas las partes para así resolver la disputa.

Te puede interesar

Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído