Celebrará su primer Concilio Plenario en ochenta años

La Iglesia australiana responderá al informe de la Real Comisión anti-abusos

El arzobispo de Perth espera que participen todos los fieles, "sean devotos o desilusionados"

La Iglesia australiana responderá al informe de la Real Comisión anti-abusos
Arzobispos australianos, en una vista de la Real Comisión Agencias

Esperamos sinceramente que este Concilio Plenario sea un momento en el que todas las partes de la Iglesia dialoguen unas con otras mientras exploremos juntos cómo podemos responder a la pregunta: '¿Qué crees que Dios nos está pidiendo en Australia?'

(Cameron Doody).- Una oportunidad de discernir «qué es lo que Dios nos está pidiendo en este momento, un momento en el que la Iglesia en Australia se enfrenta a desafíos importantes». Así ha enfocado el primer Concilio Plenario de la Iglesia australiana en ochenta años el presidente de la comisión episcopal para el mismo, el arzobispo de Brisbane (Queensland), Mark Coleridge.

El Papa Francisco dio su bendición al primer Concilio Plenario en Australia desde 1937. En el mismo, se reunirán todos los arzobispos, obispos y obispos auxiliares del país con todos los vicarios generales, vicarios episcopales, superiores y líderes de órdenes religiosas y rectores de seminarios nacionales, además de los invitados que se incluyan, entre los que se pueden contar laicos, clérigos y obispos jubilados. Se prevé que el Concilio tenga lugar en dos sesiones: una, a finales del año 2020, en Adelaida, Darwin o Alice Springs, ciudad del centro del país; y otra, en mayo de 2021, probablemente en Sídney.

«Todos los delegados conciliares tienen un voto», según se lee en la página web del Concilio. «Algunos tienen un voto deliberativo, mientras que otros tienen un voto consultivo. El voto deliberativo es la manera en la que se toman las decisiones finales en el Concilio. Estas decisiones deliberativas son reenviadas a Roma para asegurar que son consistentes con la doctrina universal de la Iglesia católica, y después la legislación se convierte en vinculante para la Iglesia católica en Australia».

El arzobispo Coleridge, presidente de la comisión de los obispos para el Concilio, pidió en un comunicado a los fieles «que se unan en la oración mientras nos embarcamos en este camino juntos como el pueblo de Dios en Australia». «Esperamos sinceramente que los preparativos y la celebración de este Concilio Plenario sean un momento en el que todas las partes de la Iglesia escuchen y dialoguen mientras exploremos juntos cómo podemos responder a la pregunta: ‘¿Qué crees que Dios nos está pidiendo en Australia?'».

Por su parte, el que será presidente del Concilio, Timothy Costelloe, arzobispo de Perth, dijo estar «comprometido con escuchar al Espíritu» y animó a todos los católicos, «sean devotos o desilusionados, fervientes o frustrados, a aprovechar esta oportunidad para decir qué tienen en la mente y el corazón».

Entre otras cuestiones, sobre la mesa en este Concilio Plenario será la respuesta de la Iglesia australiana al escándalo de abusos sexuales entre el clero que ha sacudido al país entero, después de que a finales del año pasado la Real Comisión anti-pederastia recomendara que las autoridades eclesiales modificaran los protocolos anti-abusos que permitieron que hubiera al menos 4.500 casos de agresiones a menores en la Iglesia en el periodo comprendido entre 1950 y 2010.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído