500 teólogos reunidos en la ciudad de los puentes del 26 al 29 de julio

Congreso en Sarajevo de la Catholic Theological Ethic in the World Church

Con cardenales como Vinko Puljic de Sarajevo, Blase Cupich de Chicago y Peter Turkson

Congreso en Sarajevo de la Catholic Theological Ethic in the World Church
Congreso en Sarajevo

Siguiendo el impulso del Papa Francisco, con su estrategia pontificia reformadora y su impronta de una Iglesia en salida, teólogos eticistas de los cinco continentes viajan a Sarajevo a denunciar la injusticia

(Emilce Cuda, teóloga).- Más de 500 teólogos eticistas de todo el mundo se reunirán en Sarajevo entre el 26 y el 29 de Julio próximo bajo la coordinación general del Profesor Jim Keenan SJ, fundador y presidente de la CTEWC (Catholic Theological Ethic in the World Church).

El congreso de la ciudad de los puentes no es un espacio solo para presentar los resultados de la investigación académica, sino también para decidir en dialogo interdisciplinario, ecuménico e intereligisoso: qué hacer.

La CTEWC no es un escenario para el academicismo sino para la acción. Se ocupa del saber como acción; del amor como acción; del diálogo como acción, de la cultura como acción, del símbolo como acción.

Con más de 1000 miembros de todo el mundo la organización se mueve en dos direcciones: concentrando el saber práctico que da el contacto inmediato con la cultura de los pueblos, y expandiendo la experiencia como modo de compartir acciones culturales que mostraron ser eficaces ante el sufrimiento en contextos adversos.

La CTEWC es una red sin precedentes en el mundo académico No es habitual que profesores investigadores al mismo tiempo se reúnen para compartir sus avances teóricos y para establecer un programa de acción global en favor de los que más sufren como consecuencia de la inequidad. Sin embargo en Sarajevo, hombres y mujeres de 80 países intentan la unión en la diferencia.

Siguiendo el impulso del Papa Francisco, con su estrategia pontificia reformadora y su impronta de una Iglesia en salida, teólogos eticistas de los cinco continentes viajan a Sarajevo a denunciar la injusticia, desenmascarar el pecado estructural, hacer frente a la crisis ecológica y ecosistémica global, y promover un Estado de misericordia capaz de entender la debilidad humana, disculpar la caída y operar desde la gracia.

La CTEWC, que se puso en marcha hace diez años a partir de la convocatoria de Jim Keenan, mediante una red interdisciplinaria, ecuménica e interreligiosa hara su tercer encuentro mundial en una ciudad 80% musulmana. La convivencia pacífica entre católicos, musulmanes y ortodoxos sería el ejemplo de que la unión en la diferencia es posible.

Cardenales como Vinko Puljic de Sarajevo, Blase Cupich de Chicago y Peter Turkson del Dicasterio para la Promoción Integral humana del Vaticano estarán presentes y activos en el congreso de la CTEWC. Todo un signo de que la ética teológica es el camino de una ciencia que se hace sapiencia, de una moral que se hace pastoral, de una academia que se hace acción y de una Iglesia que se incultura.

Hace un año, el 17 de marzo de 2017, el Papa Francisco recibió en el Vaticano al comité ejecutivo de la CTEWC, escuchó su historia y su propuesta, aprobó el encuentro de Sarajevo y marcó el eje de una acción teológico-pastoral que articule la diferencia en la unión sin confusión de identidades -fórmula calcedonia que destaca la Teología del Pueblo, y ahora el magisterio pontificio.

Teología de la Liberación para América Latina, África y Asia, o Teología Pública para Estados Unidos y Europa. Etica Teológica o Pastoral Teológica. No importan los títulos que se le ponga a esta práctica de una academia en salida que busca no solo avanzar en el campo del conocimiento de la revelacióny la fe, sino tambien de lo humano y lo ecológico. Los nombres determinan, las acciones liberan.

La CTEWC hace 10 años hizo su primer encuentro en 2006 en Padua, luego en 2010 su segundo encuentro en Trento, y ahora su tercer encuentro en Sarajevo 2018.

El desafío está en marcha, el camino es la misericordia. De que esta última no se convierta en un significante vacío, incapaz e inoperante, depende no solo el futuro de la ética o la Iglesia, sino el futuro de este mundo tal cual lo conocemos y de las condiciones de vida del planeta mismo.

Jim Keenan, entendiendo la ética como discernimiento y acción, desde y sobre el mundo real y concreto, marca tres preguntas como guía para la definición de planes regionales de articulación global: ¿Qué estoy haciendo? Qué estamos haciendo? Cómo podemos nosotros hacerlo?

Bangalore, Nairobi, Berlín y Bogotá fueron los escenarios de las conferencias regionales que hoy llevan a Sarajevo nuevos eticistas. Ahora, de Sarajevo al mundo.

Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído