El cardenal Andrew Yeom les reta a ser "apóstoles que traigan la paz"

El arzobispo de Seúl, a los jóvenes: «Las manos amigas son lo que provoca un gran cambio en el mundo»

Un centenar de personas de todo el mundo "invaden pacíficamente" la DMZ en la peregrinación "El viento de la paz"

El arzobispo de Seúl, a los jóvenes: "Las manos amigas son lo que provoca un gran cambio en el mundo"
El cardenal Andrew Yeom, arzobispo de Seúl

No es algo grande lo que cambia el mundo. La mirada afectuosa, las manos amigas y las palabras alentadoras son los pequeños gestos que provocan un gran cambio en el mundo

(RD/Fides).- Un encuentro y una peregrinación de jóvenes para reflexionar, compartir y caminar juntos por la paz. Es el espíritu de peregrinación mundial titulada «El viento de la paz 2018», que reunió a jóvenes de todo el mundo para «invadir pacíficamente» la zona desmilitarizada (DMZ), la larga franja de tierra 240 kilómetros de largo y 4 de ancho que desde hace 60 años separa Corea del Sur y Corea del Norte.

Como informa a la Agencia Fides la archidiócesis de Seúl, más de 100 jóvenes de todo el mundo (de países como Corea del Sur, Laos, México, Malta, Estados Unidos, India, China y Pakistán) del 16 al 22 de agosto, vivieron la experiencia de compartir la fraternidad y tuvieron la oportunidad de debatir, compartir y experimentar la paz a través de diversos eventos e iniciativas. Todo ello gracias a la invitación del Comité para la reconciliación del pueblo coreano de la archidiócesis de Seúl.

La zona desmilitarizada, símbolo de la herida histórica de la Guerra de Corea, es ahora una zona de gran valor ecológico y belleza natural: la franja de 4 kilómetros de la tierra se ha mantenido intacta durante décadas ya que nadie tiene acceso a ella. Con esta peregrinación significativa a la zona de distensión los jóvenes «han entendido que la vida florece entre el dolor y han sentido un fuerte deseo de paz», dice la nota enviada a la Agencia Fides.

Después de la ceremonia de apertura el 16 de agosto en la catedral de Myeongdong en Seúl, los jóvenes hicieron la peregrinación a la zona desmilitarizada donde, entre otras actividades, se encontraron con el ex ministro de la Unificación, visitaron el museo de la DMZ y celebraron una vigilia de oración por la noche. El 18 de agosto el arzobispo Alfred Xuereb, nuncio apostólico en Corea del Sur, se unió a los jóvenes peregrinos, y después lo hicieron el arzobispo de Seúl, el cardenal Yeom; monseñor Peter Chung Soon-Taick, obispo auxiliar de la archidiócesis de Seúl; y monseñor F. Xavier Yu Soo-il, el obispo diocesano del Ordinariato Militar de Corea. Rezaron con los jóvenes por la paz y la reconciliación en la península coreana.

El cardenal Yeom habló así a los peregrinos: «No es algo grande lo que cambia el mundo. La mirada afectuosa, las manos amigas y las palabras alentadoras son los pequeños gestos que provocan un gran cambio en el mundo. Espero que podáis ser los apóstoles que traigan la paz».

Desde 2012, el Comité para la Reconciliación del Pueblo Coreano de la archidiócesis de Seúl organiza la Peregrinación Mundial de la Juventud a la DMZ. Jóvenes participantes de varias naciones tienen la oportunidad de conocer y formarse en la cultura de la paz y de rezar por la reconciliación de la península coreana.

Te puede interesar

GRAN SELECCIÓN DE OFERTAS MULTI-TIENDA

E-READERS

ACTUALIZACIÓN CONTINUA

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído