Maradiaga: "El Papa quiere fortalecer el papel de la mujer en la Iglesia"

Marie Collins exige «estructuras robustas» y «sanciones fuertes» contra pederastas y encubridores

O'Malley: "La evangelización dependerá de nuestra capacidad para admitir nuestros propios crímenes y fallos"

Marie Collins exige "estructuras robustas" y "sanciones fuertes" contra pederastas y encubridores
Marie Collins, en el Encuentro Mundial de las Familias

O'Malley: "Todos los esfuerzos de evangelización y otras grandes obras dependerán de nuestra capacidad para admitir nuestros propios crímenes y fallos y hacer de la protección de los niños y adultos vulnerables nuestra principal prioridad"

Una prominente víctima de abuso sexual clerical en Irlanda dijo el viernes en una conferencia auspiciada por el Vaticano que la Santa Sede debe crear «estructuras robustas» e imponer «sanciones fuertes» a obispos y funcionarios del Vaticano que no protejan a los niños de sacerdotes depredadores.

Marie Collins, activista por los derechos de las víctimas y exmiembro de la junta asesora del papa Francisco sobre abusos, pidió a las familias católicas que asisten al Encuentro Mundial de las Familias en Dublín que pregunten por qué el papa eliminó hace varios años ese proyecto de tribunal del Vaticano donde rendir cuentas.

Collins fue la principal oradora en un panel sobre cómo proteger a los niños de pederastas en la  conferencia trienal auspiciada por el Vaticano que busca alentar y reforzar la familia católica. Francisco llegará a Dublín el sábado para clausurar la conferencia con una misa el domingo en el Phoenix Park.

Aunque la crisis de abusos sexuales iba a ser de todas formas una sombra en el viaje papal, dada la devastadora historia de abuso y encubrimiento en Irlanda, nuevas revelaciones de problemas en Estados Unidos y encubrimiento por la jerarquía eclesiástica han asegurado que la visita de Francisco va a estar dominada por el asunto.

El cardenal Sean O’Malley, principal consejero del papa sobre el tema, iba a encabezar las discusiones en la conferencia sobre salvaguarda de los niños, pero se quedó en Estados Unidos debido a lo que llamó «serias necesidades pastorales» en Boston. O’Malley inició una investigación del seminario de su diócesis y destituyó a su rector, tras denuncias de abusos sexuales.

Es el tercer seminario -incluyendo el de Filadelfia y el de Seton Hall, Nueva Jersey- investigado ahora por la iglesia en Estados Unidos ante denuncias de esa naturaleza.

En una carta leída en la conferencia, O’Malley se disculpó por no estar ahí en persona, pero enfatizó que proteger a los niños es, en su opinión, el deber principal de la Iglesia Católica en la actualidad.

«Todos los esfuerzos de evangelización y otras grandes obras dependerán de nuestra capacidad para admitir nuestros propios crímenes y fallos y hacer de la protección de los niños y adultos vulnerables nuestra principal prioridad», dijo.

 

Maradiaga: «El Papa quiere fortalecer el papel de la mujer en la Iglesia»

Por otro lado, cada día en el Encuentro Mundial de las Familias ha habido una serie de talleres y debates, así como actividades y momentos de oración para individuos y familias.

El jueves se analizó el tema de la Amoris Laetitia: «La Familia y el Amor». Entre los moderadores que guiaron a las familias en las distintas temáticas, el arzobispo de Tegucigalpa, cardenal Oscar Rodríguez Maradiaga, presentó el tema: «El Papa Francisco acerca de la revolución de la ternura».

En su presentación el purpurado indicó que «el Papa Francisco nos llama a liderar esta revolución de la ternura, invitándonos a expresar nuestros sentimientos». Por ello, el anuncio «debe ser lo más claro posible», contagiándose así al resto de la sociedad.

El cardenal hondureño agregó que «en el camino de la vida, Jesús nunca nos abandona y se acerca a nosotros a través de la ternura». En este sentido, «la familia es el primer lugar de la ternura». Y es que, como experimentan tantas personas en todo el mundo, «la fe, la ternura del amor, se enseña primero en la familia».

Llevando esta visión a la realidad eclesial, el cardenal Maradiaga recalcó que, para que se dé en ella esta revolución de la ternura, «el Papa quiere fortalecer el papel de la mujer en la Iglesia», consciente de que, «por el momento, no ha sido suficiente».

Un reto que, ha asegurado con esperanza, «requiere una conversión de todos», dejando atrás todos los miedos o prejuicios. Porque «una Iglesia que quiere continuar la misión del Señor, no debe tener miedo de ir por la calle ni de ser capaz de transformarse, en lugar de preservarse a sí misma».

(RD/Agencias)

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Lo más leído