Mark Coleridge pedirá a Roma que revise la política del celibato obligatorio

Los obispos australianos se niegan a romper el secreto de confesión para denunciar a pederastas

La Comisión Anti-Pederastia vincula indirectamente el celibato con los abusos

Los obispos australianos se niegan a romper el secreto de confesión para denunciar a pederastas
Secreto de confesión RD

Pedirán que se crean nuevos apartados en la ley canónica específicamente relativos al abuso de menores, y que se califique estas agresiones como delitos, no como meras "fallas morales" tal y como se aprecian actualmente

(Cameron Doody).- La Iglesia australiana no cumplirá la nueva normativa, aprobada en varios estados del país, que pretende romper el secreto de confesión para poder denunciar a los autores de crímenes graves, como abusos sexuales.

Así lo han confirmado el obispo de Brisbane y presidente de la Conferencia Episcopal, Mark Coleridge, y la presidenta de las órdenes religiosas, Monica Cavanagh. Coleridge y Cavanagh además han adelantado que, aunque seguirán defendiendo la privacidad de curas y penitentes en el confesionario, sí adoptarán importantes cambios en lo relativo a la protección de menores.

Incluyendo peticiones a la Santa Sede para que haga públicos y transparentes los criterios para la selección de obispos, y que revise su política de celibato sacerdotal obligatorio.

La Iglesia australiana «apoyó, y continúa apoyando, la retención de la protección del secreto de confesión en la ley civil», se lee en la respuesta oficial de la Conferencia Episcopal y la Conferencia de Religiosos, publicada este viernes, a la Real Comisión anti-pederastia que se llevó a cabo entre 2013 y 2017. Que los curas se vieran obligados a revelar los detalles de confesiones que tengan que ver con el abuso de menores fue una de las recomendaciones claves de esta Comisión, que reveló que al menos 4.500 personas fueron abusadas por 1.880 clérigos entre 1980 y 2015.

Monseñor Coleridge, presidente de los obispos australianos


Pero aunque no apoyan la abolición del secreto de confesión, los obispos y religiosos sí respaldan otras recomendaciones claves de la Real Comisión. Como la de escribir a Roma para pedir que se crean nuevos apartados en la ley canónica específicamente relativos al abuso de menores, y que se califique estas agresiones como delitos, no como meras «fallas morales» tal y como se aprecian actualmente. O también, la recomendación de que se lleve a cabo una revisión nacional de las estructuras del gobierno y gestión de diócesis y parroquias, en aras de mejorar la transparencia y la rendición de cuentas.

Sobre el celibato sacerdotal obligatorio, los obispos y religiosos creen que ésta «debería ponerse en conocimiento» de la Santa Sede, y en particular «solicitando que se lleve a cabo un estudio sobre el impacto del celibato obligatorio en la conducta de perpetradores de abuso sexual infantil y sobre la influencia del clericalismo en la respuesta institucional de la Iglesia al abuso». Y si bien Coleridge ha admitido que es «poco probable» que haya un «cambio rápido o dramático» en la disciplina del celibato, también ha revelado que «hay algunas personas en Roma con las que me he reunido que dirían que hay posibilidad de algún tipo de movimiento«.

La Real Comisión anti-pederastia reveló que, aunque la soltería preceptiva de sacerdotes no fue una causa directa del abuso de menores, sí elevó el riesgo de que los clérigos celibatos se aprovecharan de ellos.

Coleridge y otros obispos prestan declaraciones ante la Real Comisión

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído