Francisco recibirá la propuesta la próxima semana de manos del líder de Corea del Sur

Kim Jong Un invita al Papa a visitar Corea del Norte

De producirse, Bergoglio se convertiría en el primer pontífice en visitar las dos Coreas, separadas en 1948

Kim Jong Un invita al Papa a visitar Corea del Norte
El Papa y las banderas de las dos Coreas

La propuesta de Kim Jong Un se produce en un momento de distensión entre las dos Coreas, que trabajan por la reunificación, y en una curiosa 'luna de miel' del mandatario norcoreano con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump

(Jesús Bastante).- Definitivamente, parece que el Papa Francisco está llamado a romper todos los muros, y a llegar hasta el fin del mundo. Tras su acercamiento a Rusia y a China, ahora es el presidente de Corea del Norte, Kim Jong Un, quien ha invitado a Bergoglio a visitar Pyongyang.

La invitación formal llegará de manos del presidente de Corea del Sur, Moon Jae In, quien se econtrará con el Papa la próxima semana durante una gira europea. De producirse, Francisco se convertiría en el primer pontífice en visitar las dos Coreas, divididas en 1948. El Papa ya viajó a Seúl en agosto de 2014.

La propuesta de Kim Jong Un se produce en un momento de distensión entre las dos Coreas, que trabajan por la reunificación, y en una curiosa ‘luna de miel’ del mandatario norcoreano con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

La Iglesia norcoreana, con todo, es una realidad minúscula en el país. De hecho, Corea del Norte es el país más peligroso para los cristianos, según todos los estudios. Existe una Iglesia, la «Asociación Católica Coreana«, controlada por el Gobierno con más dureza que la Patriótica de Pekín, y no hay ningún sacerdote católico norcoreano fiel a Roma.

 


La ‘catedral’ de Changchung

Sólo hay una iglesia católica, en Pyiongyang, conocida como la catedral de Changchung. Pero sin embargo, en esta catedral no hay confesiones regulares, ni bautismos.

Hay cruces pero no crucifijos. Los servicios semanales incluyen himnos y oraciones, pero tampoco incluyen los sacramentos. Las misas las dan personas laicas designadas por el estado. En muy raras ocasiones, el gobierno permite a sacerdotes extranjeros visitar la catedral para celebrar la misa.

Los datos de la presencia católica son poco fiables, y estriban entre los 2.000 y los 400.000 católicos. Una situación que, de producirse este viaje, sería abordada con anterioridad entre el Vaticano y Corea del Norte. De darse, se espera que Pyongyang abra las fronteras para que puedan acudir a la visita ciudadanos del Sur.

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Jesús Bastante

Escritor, periodista y maratoniano. Es subdirector de Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído