"Nosotros lo esperamos. El momento lo sabe el Señor", afirma monseñor Guo Jincai

Los obispos chinos en el Sínodo invitan al Papa a visitar el país

Un posible viaje de Francisco escenificaría el deshielo de relaciones que empezó con el acuerdo sobre obispos

Los obispos chinos en el Sínodo invitan al Papa a visitar el país
El Papa saluda a los dos obispos chinos presentes en el Sínodo

Para Guo Jincai, la invitación al Sínodo era algo que nunca pensó que podría suceder y aseguró que ha sentido "la Iglesia como una única familia"

(C. Doody/Agencias).- China y el Vaticano se están acercando a pasos gigantes. A través de la diplomacia tradicional, tras el histórico acuerdo sobre el nombramiento de obispos, y a través de la «diplomacia del arte», como adelantó RD.

Ahora, el deshielo completo de sus relaciones podría escenificarse con una posible visita del Papa Francisco al gigante asiático, después de que los dos obispos chinos en el Sínodo de los Jóvenes le invitaran a viajar al país, despidiéndose de Roma con un «nosotros lo esperamos».

Juan Bautista Yang Xiaoting y José Guo Jincai, los primeros obispos chinos que han participado en un Sínodo tras el reciente e histórico acuerdo entre China y el Vaticano sobre las ordenaciones, comunicaron que habían invitado al Papa al país en una entrevista publicada ayer en el diario católico «Avvenire».

«Mientras estábamos aquí, invitamos al Papa Francisco a venir a China. Nosotros lo esperamos. El momento lo sabe el Señor«, dijo Guo Jincai.

Una posible visita a China del papa llegaría solo después de una invitación formal de Pekín, con quien el Vaticano aún no tiene relaciones bilaterales.

Para Guo Jincai, la invitación al Sínodo era algo que nunca pensó que podría suceder y aseguró que ha sentido «la Iglesia como una única familia».

Ambos obispos abandonaron el Sínodo ayer, ya que estaba previsto, según se explicó, que solo se iban a quedar dos semanas.

Su presencia en el Vaticano ha sido una señal de la distensión en las relaciones entre China y la Santa Sede tras alcanzar este principio de acuerdo sobre las modalidades para nombrar a los obispos chinos.

Durante más de 60 años, Pekín no consintió que el Vaticano nombrara a sus obispos en el país y se crearon dos Iglesias católicas, una la llamada Patriótica, reconocida por las autoridades, y otra Tradicional o clandestina que era la que obedecía a la Santa Sede.

Yang Xaoting fue nombrado obispo por el Papa Benedicto XVI, mientras que Guo Jincai pertenecía a la Iglesia Patriótica y es uno de los siete obispos que fueron legitimados por Francisco tras el acuerdo.

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído