¿Dónde está el límite en cuanto al humor y la religión en la publicidad?

Éste es el anuncio de Jesucristo en la cruz que ha escandalizado a media Australia

20.000 personas han firmado para que el spot no se emita más en las televisiones

Éste es el anuncio de Jesucristo en la cruz que ha escandalizado a media Australia
Fotograma del nuevo spot con Jesucristo en la televisión australiana

Lo que más les ha indignado no es el hecho de que Jesucristo acepte convertirse en donante, sino las bromas alrededor de un momento sagrado como es la crucifixión

(Fernando Gonzalo, Yahoo).- Mezclar humor y religión en un anuncio es una combinación arriesgada que suele acabar en polémica, y es que con un tema tan sensible como las creencias se pueden herir sensibilidades por mucho que en el fondo se haga con buena intención.

Eso es precisamente lo que le ha ocurrido a una organización australiana que busca promover la donación de órganos, y que se ha visto envuelta en una agria polémica que ha derivado en la retirada de la pieza que habían creado. Y es que más de 20.000 personas estamparon su firma para mostrar su rechazo al vídeo y solicitar que no se emitiera más.

El spot en cuestión muestra a Jesucristo colgado en la cruz junto a dos soldados romanos, que le ofrecen la posibilidad de hacerse donante de órganos. Toda la escena está plagada de giros humorísticos que no han sentado nada bien al público católico, que se ha sentido ofendido por lo que consideran una gran blasfemia.

Lo que más les ha indignado no es el hecho de que Jesucristo acepte convertirse en donante, sino las bromas alrededor de un momento sagrado como es la crucifixión. Sin ir más lejos, para aceptar la petición de darse de alta le tienen que acercar un móvil con una lanza porque tiene los brazos inmovilizados.

No menos hiriente es el momento en que se hacen un selfie con Jesús y bromean sobre los hashtags que le van a poner: #Register, #DyingToLive y #Blessed (sugerido por él mismo). Y es que toda la campaña gira alrededor de ese concepto: Jesucristo se convertiría en donante de órganos.

La polémica generada recuerda a la que se produjo también en Australia hace un año, cuando una organización que quería promover el consumo de carne de cordero ‘sentó’ en una mesa a dioses de diferentes religiones y armó un revuelo monumental.

El equipo de fútbol del Getafe también vivió en sus propias carnes las airadas reacciones de la Iglesia tras una campaña para captar abonados en la que recreaban varias escenas bíblicas.

Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído