Denuncian la "duplicidad" de algunos contingentes que no están protegiendo a civiles

Los obispos de Centroáfrica alertan de la «anarquía» que vive el país por la ineficacia de los cascos azules

Advierten del preocupante "tráfico de armas y llegada de mercenarios" por culpa de fronteras porosas

Los obispos de Centroáfrica alertan de la "anarquía" que vive el país por la ineficacia de los cascos azules
Cascos azules en Centroáfrica

Grandes zonas de África Central escapan al control del Estado y están en manos de grupos armados que cometen repetidamente actos de violencia inhumana y graves violaciones de los derechos humanos

(C.D./Fides).- Dramático ‘sos’ de los obispos centroafricanos ante la incapacidad de los cascos azules que no cumplen con su deber de proteger a la población. Por si fuera poco, la extrema violencia y las múltiples violaciones de los derechos humanos a lo largo del país -junto con el creciente tráfico de armas y llegada de mercenarios– han sumergido a la nación en una «anarquía», han alertado los prelados al final de su Asamblea Plenaria.

«Rendimos homenaje a los contingentes de la MINUSCA que con profesionalidad garantizan la protección de los civiles. Sin embargo, deploramos la duplicidad de algunos contingentes, que permiten que la situación se deteriore ante sus propios ojos como si se beneficiaran de ello, en particular los marroquíes en el este, los pakistaníes en Batangafo y los mauritanos en Alindao. Ese comportamiento no hace más que exacerbar la situación, ya de por sí crítica, en el país», se lee en el mensaje de los obispos.

Los prelados dibujan un cuadro dramático de las condiciones en el país. «Es triste ver que más allá de la capital y de algunas ciudades, el Estado solamente tiene una presencia formal. Las funciones civiles y militares, incluso en zonas donde no hay grupos armados, no tienen medios para operar y su número es simbólico. Grandes zonas de África Central escapan al control del Estado y están en manos de grupos armados que cometen repetidamente actos de violencia inhumana y graves violaciones de los derechos humanos: extorsión, quema de lugares de personas desplazadas, impedimentos a la libre circulación, detenciones arbitrarias, secuestros, torturas, ejecuciones sumarias», denuncian.

 



Los grupos rebeldes han llegado a modificar la demografía de diferentes localidades (Kouango, Ippy, Bokolobo, Mbres, Botto, Batangafo, Alindao, Nzacko, Bakouma, Zémio, Mboki, Obo). Los obispos se preguntan por las razones de esta concentración masiva de grupos armados en el este del país y por qué las poblaciones de algunas zonas se han visto obligadas a firmar un documento según el cual rechazan la presencia de las fuerzas armadas centroafricanas.

A esto se añade la «porosidad de las fronteras a la trashumancia, lo que aumenta la inestabilidad en las zonas bajo control de los grupos armados». La llegada de pastores del otro lado de la frontera crea conflictos con los agricultores, mientras que la porosidad de las fronteras facilita el tráfico de armas y la llegada de mercenarios, especialmente de Chad, Sudán, Camerún, Níger y Uganda. «Pedimos a los gobiernos de estos países que muestren humanidad ayudando a la República Centroafricana a salir de la anarquía por el bien de todos. De hecho, un país desestabilizado es un problema internacional», sostienen los obispos.

La Iglesia, que ha visto morir a varios de sus pastores y fieles, reafirma su compromiso con la paz y con seguir llevando la Luz de Cristo Salvador del Mundo. «Cristo vino a liberar al hombre no solo de sus pecados, sino también de las consecuencias del pecado que lo aplasta. Como cristianos, Cristo nos exhorta a participar en su misión de liberación total del hombre, comenzando por los más pobres y marginados», escriben los prelados centroafricanos.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído