Los obispos filipinos condena el ataque y piden un frente común contra el "extremismo violento"

Duterte vuelve a ordenar «aplastar» a los responsables de las «atrocidades» en la catedral de Filipinas

Las autoridades descartan la tesis de un ataque suicida, y apuntan al grupo yihadista Abú Sayyaf

Duterte vuelve a ordenar "aplastar" a los responsables de las "atrocidades" en la catedral de Filipinas
El presidente filipino Rodrigo Duterte, en la catedral de Jolo

El Ejército no ha descartado que Estado Islámico esté detrás del ataque, si bien ha señalado que las investigaciones preliminares apuntan a que se trató de un doble atentado con explosivos de fabricación artesanal, y no activados por suicidas

El presidente filipino, Rodrigo Duterte, ha visitado este lunes la catedral y la localidad donde tuvo lugar el domingo el doble atentado que ha dejado 20 muertos y más de 80 heridos y ha ordenado «aplastar» al grupo yihadista Abú Sayyaf.

El grupo terrorista Estado Islámico ha reivindicado el atentado perpetrado este domingo contra la Catedral de Jolo, en Filipinas, si bien las autoridades sospechan que podría haber sido obra de Abú Sayyaf.

Duterte prometió el domingo «aplastar» a los «impíos criminales» responsables del atentado. Por boca de su portavoz, Salvador Panelo, Duterte ha descrito el incidente como un «acto de terrorismo» y un «atrevido desafío» contra la capacidad del Gobierno para controlar el sur del país, campo de actuación de grupos terroristas islamistas.

El presidente filipino ha visitado además a varios de los heridos en el ataque, según varias fotografías publicadas por su asesor especial, Christopher Go.

Tras la visita, el ministro de Defensa, Delfin Lorenzana, ha confirmado que, en lo relativo a Abú Sayyaf, la orden del mandatario ha sido «aplastarlos». «Por el atentado y todas las atrocidades que han cometido», ha agregado.

Las fuerzas de seguridad filipinas han empezado a instalar durante la jornada de este lunes puestos de control en los alrededores de Jolo, en el marco de las operaciones de búsqueda de los responsables del atentado.

«Casi no hay nadie en las calles y las tiendas están cerradas (…) así que podemos contener esta zona», ha dicho el jefe de la Policía Nacional, Oscar Albayalde. «Hemos erigido controles de carretera y puestos de control, y tenemos tropas suficientes sobre el terreno», ha agregado.

 



El Ejército no ha descartado que Estado Islámico esté detrás del ataque, si bien ha señalado que las investigaciones preliminares apuntan a que se trató de un doble atentado con explosivos de fabricación artesanal, y no activados por suicidas.

«La sospecha inicial es que miembros de Abú Sayyaf están detrás del ataque, según las informaciones de las cámaras de seguridad», ha dicho el portavoz del Ejército Edgard Arevalo.

«Estamos llevando a cabo operaciones de búsqueda y no hemos aminorado la ofensiva contra los miembros de Abú Sayyaf, que son ahora los principales sospechosos», ha manifestado, si bien no ha descartado la participación de otros grupos en el atentado.

El ataque ha tenido lugar tan sólo dos días después de que la Comisión Electoral proclamase que la creación de una entidad autónoma musulmana en la región meridional de Mindanao había sido oficialmente ratificada por el plebiscito celebrado allí el pasado 21 de enero.

Este viernes se anunció que la región, cuya población es mayoritariamente musulmana –al contrario que en el resto del país, donde predomina la religión católica– había aprobado un plan para gobernarse de manera autónoma en 2022.

El referéndum del pasado lunes concluyó con un 85 por ciento de los votantes pronunciándose a favor de la creación de un área autónoma denominada como Bangsamoro.

 



*
Por su parte, los obispos filipinos han condenado los ataques y expresado su más sentido pésame por las víctimas y sus familiares, extiendo su solidaridad con el resto de los asistentes a la iglesia dentro de la Catedral y con el resto de la comunidad eclesial en el Vicariato Apostólico de Joló.

En un comunicado, los prelados también hablan de la nueva fase que atraviesa el país en el proceso de paz con la creación de la Ley Orgánica de Bangsamoro y piden a los hermanos cristianos «que se unan a todas las comunidades musulmanas e indígenas que aman la paz en la defensa contra el extremismo violento».

«Que todas nuestras religiones de paz nos guíen en nuestra búsqueda de un futuro más brillante para los pueblos de Mindanao», concluyen.



CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído