"Perdonadnos por el tiempo que nos ha llevado encontrar nuestra voz colectiva"

Los obispos filipinos piden perdón por su silencio ante Duterte

"La cultura de violencia está prevaleciendo gradualmente en nuestra tierra", añaden

Los obispos filipinos piden perdón por su silencio ante Duterte
La Iglesia filipina pide perdón por su silencio

Los obispos se preocuparon "cuando empezaron a escuchar de muchas personas pobres que fueron brutalmente asesinadas bajo la mera sospecha de ser pequeños traficantes y camellos", mientras que los grandes actores se quedaron al margen

La Conferencia Episcopal de Filipinas ha perdido perdón por su prolongado silencio ante «cuestiones inquietantes» como la sangrienta guerra contra las drogas del presidente del país, Rodrigo Duterte, y sus ataques contra la Iglesia y sus doctrinas.

La Iglesia es muy influyente en el país, donde el 80 por ciento de los 105 millones de filipinos son católicos romanos. Aunque conocidos por hablar en voz alta en momentos de crisis, el silencio de los obispos frente a los atropellos de Duterte hacia la Iglesia, así como su guerra antidrogas, han planteado dudas sobre su unidad y compromiso con los valores.

«Perdonadnos por el tiempo que nos ha llevado encontrar nuestra voz colectiva», señaló la Conferencia Episcopal en una carta pastoral emitida a última hora del lunes. «Nosotros también necesitábamos ser guiados de forma adecuada en la oración y el discernimiento antes de poder guiaros a vosotros», dijeron los obispos.

En su carta ‘Conquistando el mal con el bien’, los obispos reconocen su silencio sobre «cuestiones inquietantes sobre las que os podéis haber sentido urgentemente necesitados de nuestra guía espiritual y pastoral».

La carta, publicada tras la asamblea plenaria de la Conferencia Episcopal, se opone a los esfuerzos de aliados de Duterte para rebajar la edad penal para los menores de edad y señala que ha visto que «la cultura de violencia está prevaleciendo gradualmente en nuestra tierra», refiriéndose también al atentado del domingo contra una catedral en Jolo.

Las críticas de Duterte contra la Iglesia Católica también son famosas. El presidente, que dice haber sido víctima de abuso sexual por un sacerdote, ha llamado «estúpido» a Dios, tachado de «tonta» la doctrina de la Santa Trinidad y acusado a los obispos de ocultar su homosexualidad.

Los obispos han dicho que entienden la necesidad de combatir el crimen y las drogas, pero se mostraron preocupados «cuando empezaron a escuchar de muchas personas pobres que fueron brutalmente asesinadas bajo la mera sospecha de ser pequeños traficantes y camellos», mientras que los grandes actores se quedaron al margen.

La Policía dice haber matado a más de 5.000 personas, todas en legítima defensa, mientras intentaba detener a traficantes y ha negado que se tratara de ejecuciones, como denuncian los grupos de defensa de los Derechos Humanos.

Preguntado por la misiva, el portavoz presidencial, Salvador Panelo, ha dicho que está sirviendo y protegiendo a los ciudadanos. «En lugar de atacar al presidente (…) Yo que ellos emitiría una declaración de que están rezando para que el presidente triunfe en su empeño», ha afirmado.

RD/Agencias

 

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído