Otro prelado clandestino pide volver a Roma justo antes de su muerte, revela 'L'Osservatore'

El Papa asigna tareas pastorales diocesanas a los obispos chinos readmitidos tras el acuerdo con Pekín

Filoni: "Con el acuerdo, la Santa Sede no tenía en mente otra cosa que promover la proclamación del Evangelio"

El Papa asigna tareas pastorales diocesanas a los obispos chinos readmitidos tras el acuerdo con Pekín
Misa en China

En China la Santa Sede "sigue comprometida a continuar el camino del diálogo, con vistas a resolver gradualmente, con una actitud de comprensión mutua y de paciencia clarividente, los diversos problemas que aún existen"

(Andrea Tornielli, director editorial de los ‘media’ vaticanos).- Un artículo publicado por el periódico L’ Osservatore Romano comunica noticias sobre la Iglesia católica en China e informa sobre los encargos pastorales asumidos por los obispos chinos en comunión con Roma, recibidos por el Papa Francisco en la víspera de la firma del «Acuerdo Provisional sobre el nombramiento de Obispos».

«El 22 de septiembre de 2018, en Pekín, la Santa Sede y la República Popular China firmaron un Acuerdo provisional sobre el nombramiento de obispos. Antes, el 8 de septiembre de 2018, después de mucha reflexión y oración, el Sucesor de Pedro, en un espíritu de gran benevolencia, acogió en plena comunión eclesial a siete obispos chinos, consagrados sin mandato pontificio».

«En este contexto, el Papa Francisco -continúa explicando la nota publicada en el Osservatore- invitó a todos los obispos a renovar su total adhesión a Cristo y a la Iglesia y les recordó que, en su pertenencia al pueblo chino, están obligados a tener respeto y lealtad hacia las autoridades civiles y, como obispos, están llamados a ser fieles al Evangelio, según lo que enseña el mismo Jesús: «Haced al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios» (Mt 22, 21)».

El artículo también afirma que el Papa «asignó a cada obispo una tarea pastoral diocesana, teniendo en cuenta las situaciones locales particulares y complejas. Por lo tanto, Mons. Giuseppe Guo Jincai fue llamado a ejercer el ministerio episcopal como primer obispo de Chengde; Mons. Giuseppe Huang Bingzhang, como obispo de Shantou; Mons. Giuseppe Liu Xinhong, como obispo de Anhui; Mons. Giuseppe Liu Xinhong, como obispo de Anhui. Joseph Ma Yinglin, como obispo de Kunming; Mons. Joseph Yue Fusheng, como obispo de Heilongjiang; Mons. Vincenzo Zhan Silu, como obispo de Funing/Mindong; y Mons. Paul Lei Shiyin, como obispo de Leshan. Vincenzo Guo Xijin asumió el cargo de obispo auxiliar de Funing/Mindong, y Pietro Zhuang Jianjianian asumió el título de obispo emérito de Shantou».

 



En cuanto a su tarea pastoral, los nueve obispos «recibieron la comunicación de la Santa Sede el 12 de diciembre de 2018 en Pekín, en el marco de una ceremonia sobria marcada por una intensa comunión eclesial y concluida con la oración del Padrenuestro y el canto del Ave María según una melodía tradicional china».

Finalmente, el artículo hace referencia a un hecho de gran importancia eclesial: Monseñor Antonio Tu Shihua, O.F.M., pocos meses antes de su muerte, el 4 de enero de 2017, pidió ser readmitido en plena comunión con el Sucesor de Pedro, quien lo recibió con el título de Obispo Emérito de Puqi.

Para comprender el significado eclesial y pastoral de estos acontecimientos, conviene referirse a lo que el Papa Francisco subrayó en su Mensaje a los católicos chinos y a la Iglesia universal del 26 de septiembre de 2018: «Precisamente para apoyar y promover el anuncio del Evangelio en China y restaurar la unidad plena y visible en la Iglesia, era fundamental abordar en primer lugar la cuestión de los nombramientos episcopales. Es bien sabido que, desgraciadamente, la historia reciente de la Iglesia católica en China ha estado marcada dolorosamente por profundas tensiones, heridas y divisiones, que se han polarizado sobre todo en torno a la figura del Obispo como guardián de la fe y garante de la comunión eclesial». Ahora es importante vivir la unidad entre los católicos y «abrir una fase de colaboración más fraterna para asumir con renovado compromiso la misión de anunciar el Evangelio». De hecho, la Iglesia existe para dar testimonio de Jesucristo y del amor perdonador y salvador del Padre.

La Santa Sede – concluye la nota publicada en el Osservatore – «sigue comprometida a continuar el camino del diálogo, con vistas a resolver gradualmente, con una actitud de comprensión mutua y de paciencia clarividente, los diversos problemas que aún existen, comenzando por el reconocimiento civil del clero «no oficial», con el fin de hacer cada vez más normal la vida de la Iglesia católica en China».

El periódico vaticano, de nuevo en el número publicado, informa también en sus páginas internas de una entrevista con el Cardenal Fernando Filoni, Prefecto de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos, que subraya el valor pastoral del Acuerdo Provisional sobre el nombramiento de Obispos.

El cardenal, citando las palabras del Papa Francisco en su Mensaje a los católicos chinos, recuerda que «el Acuerdo Provisional es el resultado del largo y complejo diálogo institucional de la Santa Sede con las autoridades gubernamentales chinas, inaugurado ya por San Juan Pablo II y continuado por el Papa Benedicto XVI. A través de este camino, la Santa Sede no tenía en mente otra cosa, ni ninguna otra, que no fuera la consecución de los objetivos espirituales y pastorales propios de la Iglesia, a saber, apoyar y promover la proclamación del Evangelio, y lograr y mantener la unidad plena y visible de la comunidad católica en China».

Lea la entrevista de L’Osservatore Romano al Cardenal Filoni.

 

 



Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído