Una madre denuncia que estaba "más interesado en ir a Roma" que en ayudar a su hijo

El cardenal Gracias se defiende de acusaciones de negligencia en casos de abusos

La archidiócesis de Bombay asegura que "comprende la pena" de las víctimas y ofrece su "plena asistencia"

El cardenal Gracias se defiende de acusaciones de negligencia en casos de abusos
El cardenal Oswald Gracias, arzobispo de Bombay Agencias

Se hicieron muchos intentos de llegar a la familia de la víctima, pero esta se negó a recibir ayuda de cualquier tipo

(C. Doody/AsiaNews).- El cardenal Oswald Gracias, uno de los principales protagonistas de la cumbre anti-pederastia teniendo lugar en el Vaticano estos días, «comprende la pena» de las víctimas de abusos y busca brindarles su «plena asistencia». Lo ha asegurado la archidiócesis de Bombay, de la que Gracias es arzobispo, después de que una madre le acusara en la BBC de haber estado «más interesado en ir a Roma» para una cita que en ayudar a su familia cuando le denunció los abusos que había sufrido su hijo en 2015.

Un comunicado difundido por la archidiócesis india reconstruye paso a paso los acontecimientos del caso, que se remontan a casi cuatro años atrás. Entre otras cosas, difunde públicamente los nombres de varios protagonistas, incluido el del sacerdote acusado, mientras que en el artículo de la BBC no se mencionaba a ninguna de estas personas.

De ello se desprende que la diócesis no tiene ninguna intención de empantanar el caso. Al hacer un recorrido de los hechos, resalta que «se hicieron muchos intentos de llegar a la familia de la víctima, pero esta se negó a recibir ayuda de cualquier tipo».

 



A continuación, el texto completo del comunicado (traducción al español de AsiaNews)

Esta es la respuesta oficial de la arquidiócesis de Bombay al reportaje de la BBC sobre el caso del P. Johnson

En el caso del P. Johnson, cuando aquella tarde del 30 de noviembre de 2015, un amigo de la familia de la víctima llamó por teléfono al secretario del cardenal, pidiendo una entrevista con este último, el encuentro fue fijado de inmediato. El cardenal se reunió con la víctima, con sus padres y el amigo de la familia que acusaban al Padre Johnson de haber abusado sexualmente del niño. El cardenal intentó consolar a los padres. Él estaba a punto de viajar a Roma esa misma noche.

Cuando los querellantes dejaron el lugar [el episcopado], el cardenal se comunicó de inmediato con el P. Johnson y le informó acerca de las acusaciones contra él. Si bien el sacerdote negó toda implicación en el hecho, el cardenal decidió removerlo del cargo inmediatamente y le informó que desde la mañana siguiente ya no se le permitiría celebrar la misa. El P. Johnson quiso reunirse personalmente con el cardenal, pero este último le informó que en dos horas estaba partiendo para Roma, y que en su lugar se encontraría con Mons. John Rodrigues.

Inmediatamente después de haber hablado con el padre Johnson, el cardenal se comunicó con Mons. Rodríguez y le pidió ponerse en contacto con la familia y poner en marcha una investigación. Luego partió hacia Roma. A la mañana siguiente, apenas llegó a Roma, a primera hora, el cardenal llamó por teléfono a Mons. John Rodriguez para pedirle novedades sobre el caso y para preguntarle si había llamado a la policía. En ese momento, Mons. John informó al cardenal que la noche anterior había obtenido información contactando directamente a la familia. Al regresar de Roma, el cardenal fijó una cita con un profesional para brindar sostén a la víctima, pero Mons. John le informó que la familia le había dicho que las autoridades de gobierno ya estaban contactando a un terapeuta.

La arquidiócesis siempre ha ofrecido asistencia médica a los parroquianos necesitados -justamente a este fin fue creado un Fondo (el Corpus Fund). En lo que concierne a la víctima, el P. Lancy Pinto, que entonces se desempeñaba como el decano del decanato de Kurla, habló por teléfono con el padre de la víctima y le dijo claramente que si la familia llegara a necesitar ayuda, podía dirigirse directamente al arzobispado. Él también visitó la casa de la víctima junto a un animador de la parroquia y se reunió con el padre de la víctima (la madre y el hijo estaban de visita en casa de unos familiares). También en esa oportunidad, el P. Lancy le preguntó al padre de la víctima de qué manera podían ayudarlo a él o al niño, pero el hombre dijo que no era necesario. En esa ocasión, el P. Lancy reiteró que si el muchacho llegara a necesitar ayuda médica o psicológica, podía contactarlo (al P. Lancy) en cualquier momento. El padre de la víctima agradeció al P. Lancy y le respondió que de momento no necesitaban de ninguna ayuda.

Se han hecho muchos otros intentos de llegar a la víctima, pero la familia se ha negado a recibir cualquier tipo de sostén. Luego de ello, en varias ocasiones, el cardenal ha tratado de entrar en contacto con la familia y la víctima, pero ellos se negaron a reunirse con el cardenal. El cardenal comprende su pena y está disponible para brindar plena asistencia.

 

 



CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído