La hermana Inés Nieves Sancho tenía 77 año

Decapitan a una misionera española, que llevaba 23 años ayudando a los pobres en Africa

Decapitan a una misionera española, que llevaba 23 años ayudando a los pobres en Africa
La misionera española Inés Nieves Sancho. EP

La arrastrason desde su dormitario hasta la escuela donde enseñaba a la niñas a coseer y le cortaron el cuello sin piedad (Un año negro para la misión: 40 misioneros asesinados, el doble que en 2017).

El cadáver de la misionera burgalesa Inés Nieves Sancho fue encontrado este 20 de mayo de 2019 en la aldea de Nola, cerca de Berberati, al suroeste de República Centroafricana (La Iglesia y los misioneros, aliados claves en la lucha contra la lepra).

L’Osservatore Romano cuenta que el cuerpo de la religiosa, de 77 años de edad, apareció decapitado en el mismo local donde la misionera daba clases (‘Somos Misioneros Claretianos en África’).

La monja, de origen burgalés, pertenecía a la pequeña comunidad local de las Hijas de Jesús y llevaba 23 años ayudando a las personas más desfavorecidas en el suroeste de este país (Tras los pasos de los primeros misioneros jesuitas en Pekín).

Ha tragedia y sus detalles han siudo confirmados por el obispo de la diócesis de Bangassou, el español Juan José Aguirre.

Las razones del brutal ataque se desconocían al cierre de esta edición y nadie se había responsabilizado del crimen.

Según una primera reconstrucción del brutal asesinato, la hermana Inés habría sido sorprendida la noche del domingo por un grupo de extraños que entraron en su habitación y la llevaron a los locales donde ella impartía sus clases de costura para finalmente decapitarla.

La hermana Inés, descrita por quienes la conocían como una mujer «pequeña, gentil y absolutamente pacífica», es la tercera persona con nacionalidad española que pierde la vida en los territorios de misión.

El pasado 17 de mayo, el misionero salesiano Fernando Hernández, de 60 años de edad, fue asesinado en Bobo Dioulasso, Burkina Faso, por un antiguo cocinero de este centro.

Hace solo tres meses, otro misionero salesiano español, Antonio César Fernández, también fue asesinado en Burkina Faso. En esta ocasión el religioso recibió tres disparos durante un ataque yihadista a cuarenta kilómetros de la frontera sur del país.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leido