La Comunión Tradicional Anglicana vuelve a Roma

Prelatura personal para los anglicanos escindidos

El Vaticano acoge a medio millón de fieles de una iglesia anglicana

El anuncio fue hecho por el cardenal William Joseph Levada

El Vaticano anunció hoy su disposición a acoger en la Iglesia Católica a los anglicanos que así lo deseen y para ello ha aprobado una Constitución Apostólica (norma de máximo rango) que contempla la concesión de una prelatura personal, similar a la del Opus Dei y a los Ordinariatos Castrenses.
El anuncio fue hecho por el cardenal William Joseph Levada, prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, y el arzobispo Joseph Di Noia, secretario de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos.

El movimiento se produce para acoger a la Comunión Tradicional Anglicana, un grupo de medio millón de fieles separado en 1991 de la Iglesia anglinaca al estar en contra de la ordenación de sacerdotes homosexuales y de mujeres.

En 2007 el obispo australiano John Hepworth, que lidera la Comunión Tradicional, solicitó la «plena comunión eclesial y sacramental» con Roma.

Joseph Levada informó que con esta Constitución Apostólica la Iglesia de Roma responde «a las numerosas» peticiones hechas a la Santa Sede por grupos de clérigos y fieles anglicanos de diferentes partes de mundo «que desean entrar en la plena y visible comunión» con la Iglesia Católica.

Con ese objetivo, el papa Benedicto XVI ha aprobado una estructura canónica que prevé la creación de «Ordinariatos personales», es decir que las comunidades anglicanas que entren en la Iglesia Católica dependerá de un obispo particular y no del diocesano, como ocurre con el Opus Dei, que depende de un prelado personal. Esas comunidades anglicanas conservarán su patrimonio espiritual y litúrgico anglicano y su prelado personal será elegido de entre ese clero anglicano.

Habrá sacerdotes católicos casados, pero no obispos

La Constitución Apostólica será publica próximamente y según precisó Levada contempla la posibilidad de la ordenación de clérigos casados anglicanos como sacerdotes católicos. Levada añadió que razones históricas y ecuménicas no permiten la ordenación de hombres casados como obispos, tanto en la Iglesia Católica como en la Iglesia Ortodoxa. La Constitución Apostólica contempla que el jefe de esa prelatura pueda ser un sacerdote o un obispo no casado.

Los Ordinariatos Personales se crearán según las necesidades, previa consulta con las conferencias episcopales locales (de cada país de donde procedan esos grupos).

El cardenal encargado de la defensa de la ortodoxia de la fe católica precisó que esta medida del Vaticano está en línea con el compromiso para el diálogo ecuménico. «La iniciativa se ha debido al deseo de varios grupos de anglicanos de compartir la común fe católica, como expresa el Catecismo de la Iglesia Católica y de aceptar el ministerio petrino como un elemento querido por Cristo para la Iglesia. Por ello, ha llegado el tiempo de expresar esa unión implícita de una forma visible de plena comunión«, agregó Levada.

Williams dice que no dañará al ecumenismo

El arzobispo de Canterbury y primado de la Iglesia de Inglaterra, Rowan Williams, afirmó hoy que la disposición del Vaticano a acoger en la Iglesia Católica a anglicanos no dañará las relaciones entre ambas.

En unas declaraciones a la prensa, Williams destacó que la decisión del Vaticano no será vista como una oferta ante los problemas en el seno del anglicanismo, sino como una respuesta a solicitudes planteadas por distintas personas.

«En este sentido, no tiene un impacto negativo en las relaciones de la comunión (anglicana) con la Iglesia Católica Romana«, resaltó el primado de la Iglesia de Inglaterra.

Para acoger a los anglicanos que así lo deseen, el Vaticano anunció hoy que ha aprobado una Constitución Apostólica (norma de máximo rango) que contempla la concesión de una prelatura personal.

Así, los anglicanos podrán unirse a la Iglesia Católica y preservar, al mismo tiempo, elementos de la tradición anglicana.

El anuncio fue divulgado tras amenazas de los tradicionalistas anglicanos sobre la consagración de mujeres obispos y sacerdotes homosexuales.

 

(RD/Efe)

 

 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído