Los conflictos con familia y vecinos preocupan más que la situación laboral

Los problemas con la familia y los vecinos preocupan actualmente más a los españoles que su situación laboral, según el III Barómetro ARAG sobre los problemas reales de los ciudadanos que refleja, que el 42 por ciento de las más de 2.300 consultas recibidas se refería a estos temas durante el maratón de consultas legales promovida por la compañía ARAG.

Asimismo, el 16,6 por ciento han sido consultas de los ciudadanos sobre el trabajo. La directora de la iniciativa, Virginia Tusell, ha señalado que «queda patente que pese a que la situación laboral sigue preocupando a los españoles, los problemas más cotidianos, del entorno vecinal y familiar, es lo que más les afecta en su vida diaria».

Igualmente, los ruidos molestos procedentes de vecinos han acumulado gran parte de las consultas, seguidos de irregularidades en los costes de las cuotas de la comunidad, dudas sobre los derechos de los inquilinos de pisos de alquiler y el pago de hipotecas. En cuestiones relacionadas con la familia, que acumulan el 18,7 por ciento de las dudas, lo que causa más inquietud a los españoles es la situación de sus hijos en caso de divorcio y las obligaciones económicas derivadas de una separación.

Del mismo modo, las reclamaciones relacionadas con herencias, como su reparto o el pago de impuestos por transmisiones, generan mucha intranquilidad entre los ciudadanos. Esta categoría de consultas ha crecido un 4 por ciento en comparación con el año anterior.

Igualmente, los problemas laborales generan un gran número de consultas (16,6% del total). En línea con la evolución del mercado laboral español, las dudas más repetidas están relacionadas con despidos, reducciones en la jornada laboral y el cálculo de finiquitos. «En años anteriores, las preguntas de los ciudadanos en este ámbito tenían más que ver con tipos de contratos, cotizaciones a la Seguridad Social, mientras que actualmente son más frecuentes las consultas relacionadas con la destrucción de empleo, la parte más negativa de la crisis para el ciudadano», ha explicado Tusell.

Al margen de la familia, la vivienda y el trabajo, los ciudadanos también han mostrado inquietud ante situaciones a las que se enfrentan como consumidores. Irregularidades en las facturas de la luz y el teléfono, comisiones en servicios y situaciones anómalas en viajes, entre otros, aglutinan el 12,1 por ciento de las consultas. El resto de las dudas, con porcentajes mucho más pequeños, giran en torno a asuntos relacionados con derecho civil, extranjería, problemas con el automóvil, temas de administración o de derecho penal, entre otros.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído