Alerta sobre el "laicismo radical" en Estados Unidos

Papa: «La legitima separación entre la Iglesia y el Estado no significa que la Iglesia tenga que callar»

"Poderosas corrientes culturales cada vez son más hostiles al cristianismo como tal"

Papa: "La legitima separación entre la Iglesia y el Estado no significa que la Iglesia tenga que callar"
El Papa con algunos de los obispos americanos en visita ad limina

Corrientes culturales "que sobre la base de un individualismo extremo intentan promover nociones de libertad separadas de la verdad moral"

El papa Benedicto XVI denunció hoy que el secularismo radical amenaza los valores fundamentales de la sociedad y aseguró que la legítima separación entre Iglesia y Estado no puede entenderse como que la primera tenga que callar ante determinados temas.

El pontífice así lo manifestó en el discurso que dirigió a un grupo de obispos de Estados Unidos, que se encuentran en el Vaticano para la tradicional visita «ad limina apostolorum», la que están obligados a realizar todos los prelados del mundo al papa cada cinco años y en la que le cuentan la situación y los problemas de sus diócesis.

El Obispo de Roma exhortó a los obispos a mantener un papel fundamental para contrarrestar las corrientes culturales «que sobre la base de un individualismo extremo intentan promover nociones de libertad separadas de la verdad moral«.

El pontífice señaló que la visión del mundo históricamente formada en la fe y en principios éticos derivados de la naturaleza y de Dios está siendo «erosionada» por «poderosas corrientes culturales que no sólo son opuestas a las enseñanzas de la tradición judeo-cristiana, sino que cada vez son más hostiles al cristianismo como tal».

El papa agregó que esas tendencias intentan «reducir» la proclamación de la verdad «en nombre de una racionalidad puramente científica o intentan suprimirla en nombre del poder político».

«Esas tendencias culturales representan no sólo una amenaza para el cristianismo, sino también para toda la humanidad», denunció el papa.

El pontífice agregó que cuando una cultura intenta suprimir la dimensión de misterio último, cerrando las puertas a la verdad trascendente, se empobrece y «es presa de lecturas reduccionistas y totalitarias».

Benedicto XVI aseguró que la defensa que la Iglesia hace de la ley natural se basa en la convicción de que ésta no es una amenaza para la libertad, sino que nos permite formar un mundo más justo y humano, a la vez que reivindicó la naturaleza «pública» del testimonio de la Iglesia.

«La legitima separación entre la Iglesia y el Estado no significa que la Iglesia tenga que callar sobre determinados temas, ni que el Estado pueda decidir no comprometerse con determinados valores que forman la nación», afirmó el papa.

El Obispo de Roma añadió que la comunidad católica, en este caso de Estados Unidos, tiene que darse cuenta de las graves amenazas que para el testimonio público moral de la Iglesia presenta el secularismo radical que se exprime cada vez más en el ámbito político y cultural».

Benedicto XVI exhortó a los obispos a comprometerse para que la vida humana sea respetada desde el momento de la concepción hasta la muerte natural, en la tutela de la dignidad del ser humano y en la promoción de los derechos humanos.

También les invitó a dar un testimonio coherente, precisando que supondría una importante contribución a la renovación total de la sociedad.(RD/Efe)

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído