El padre de la Teología de la Liberación cree que Bergoglio "recuerda a Juan XXIII"

Francisco y Gustavo Gutiérrez se abrazan en Casa Santa Marta

Un nuevo paso en la rehabilitación de esta corriente que coloca a los pobres en el centro

La teología de la Liberación está en el Evangelio. Y el papa es muy evangélico, su modo de actuar lo manifiesta

(Jesús Bastante).- Fue una audiencia privada, en la Casa Santa Marta. Sin focos, entre dos viejos conocidos. Francisco y Gustavo Gutiérrez se abrazaron ayer en Roma, simbolizando esa Iglesia en primera persona del plural que auspicia el Papa argentino, esa Iglesia en la que cabemos todos, más allá de las diferencias. La Teología de la Liberación volvió a entrar en los aposentos vaticanos.

El encuentro fue posible gracias a la mediación del prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, Gerhard Müller, gran amigo del padre de la Teología de la Liberación y que escribió con él un libro que ahora ve la luz en Italia. Aprovechando su estancia en Roma, Müller -que en breve podría ser nombrado cardenal- hizo posible un deseo que era del mismo Francisco.

Como anunció ayer RD, horas antes de la reunión, el encuentro es un paso más en la rehabilitación de esta corriente teológica, cuya base -despojada del marxismo propio de la época en la que surgió, el período de Guerra Fría- es el centro de la teología de Francisco: la opción preferencial por los pobres, los marginados, los que no tienen nada.

El siguiente paso, según distintas fuentes, sería la inclusión de Gutiérrez -que jamás ha sido condenado por el Ex Santo Oficio- en el grupo de expertos de la Comisión Teológica Internacional.

«Él me recuerda mucho a Juan XXIII«, afirma en unas declaraciones a Vatican Insider el teólogo peruano, quien señala que «pienso, que tal vez, él esté llevando adelante el Evangelio, no exactamente una teología, al máximo, una teología próxima a la Teología de la Liberación. Hablar de la importancia del pobre, del compromiso, de la solidaridad con los pobres… Eso viene del Evangelio. La teología de la liberación apenas recordó esto, no lo creó: ¡Está en el Evangelio! Y el papa es muy evangélico, su modo de actuar lo manifiesta».

Tal vez, dentro de ese Evangelio que une a todos los seguidores de Jesús, es donde haya que insertar ese abrazo que ayer volvió a reunir al Obispo de Roma y a la Teología de la Liberación. Después de tres décadas de incomprensión y condenas, el paso dado ayer denota una vez más los nuevos aires que se vislumbran en el Vaticano. En una primavera que hoy cumple seis meses.

 

Te puede interesar

Autor

Jesús Bastante

Escritor, periodista y maratoniano. Es subdirector de Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído