Mensaje del Papa al Foro Cristiano Global

El Papa muestra su «profunda tristeza» por «la creciente persecución de cristianos» en Oriente, África y Asia

"La comunión de los mártires es el signo más evidente de nuestro camino común"

El Papa muestra su "profunda tristeza" por "la creciente persecución de cristianos" en Oriente, África y Asia
Mensaje del Papa al Foro Cristiano Global

Alienta a «dar voz a las víctimas de semejante injusticia y violencia» y a «buscar el camino para guiar a la familia humana lejos de esta trágica situación»

(RV).- Reiterando su cercanía espiritual a «nuestros hermanos y hermanas de las diversas tradiciones cristianas, que sufren por su fe en Jesucristo, Nuestro Señor y Salvador», el Papa Francisco hizo llegar su mensaje a los participantes en el encuentro del Foro Cristiano Global, que se celebró en Tirana, sobre el tema: «Discriminación, persecución, martirio: siguiendo a Cristo juntos».

Pensando con «profunda tristeza en la creciente discriminación y persecución de los cristianos de Oriente Medio, de África, de Asia y de otros lugares del mundo», el Obispo de Roma destacó que la cita celebrada en la capital albanesa «demuestra que, como cristianos no somos indiferentes a los sufrimientos de los hermanos y hermanas».

Tras hacer hincapié en que «en diversas partes del mundo, el testimonio de Cristo, que llega hasta la efusión de la sangre, se ha vuelto una experiencia común de católicos, ortodoxos, anglicanos, protestantes, evangélicos y pentecostales, que es mucho más profunda y fuerte que las diferencias que separan aún nuestras Iglesias y comunidades eclesiales», el Papa recordó que «la comunión de los mártires es el signo más evidente de nuestro camino común».

Alentando a «dar voz a las víctimas de semejante injusticia y violencia» y a «buscar el camino para guiar a la familia humana lejos de esta trágica situación», el Sucesor de Pedro renovó su cercanía espiritual y su anhelo de que «puedan los mártires de hoy, pertenecientes a diversas tradiciones cristianas, ayudarnos a comprender que todos los bautizados somos miembros del mismo Cuerpo de Cristo, su Iglesia (cfr 1 Cor 12, 12-30)».

Y «que podamos considerar esta profunda verdad como una llamada a perseverar en nuestro camino ecuménico hacia la comunión plena y visible, creciendo cada vez más en el amor y la comprensión recíproca».

Autor

Jesús Bastante

Escritor, periodista y maratoniano. Es subdirector de Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído