"Su Santidad ofrece un mensaje de esperanza y aliento", subraya la oraganización

Francisco, premio Carlomagno 2016 por su contribución al proyecto de unidad europeo

El Pontífice acepta "de manera excepcional" el galardón "para animar a trabajar por la paz"

Francisco, premio Carlomagno 2016 por su contribución al proyecto de unidad europeo
Francisco, premio Carlomagno

Francisco recuerda que Europa "tiene una obligación con la paz, la libertad, la justicia, la democracia y la solidaridad"

El papa Francisco será distinguido con el premio Carlomagno 2016 por su contribución al proyecto de unidad europeo, según anunciaron hoy la ciudad de Aquisgrán y el directorio que otorga el premio desde 1950.

«En estos tiempos, en los que muchos ciudadanos y ciudadanas de Europa buscan orientación, Su Santidad el papa Francisco ofrece un mensaje de esperanza y de aliento«, según la organización del premio.

El Papa es «una voz de la conciencia» que aboga por que el hombre sea el centro de la política, según al organización. Destacan cómo Francisco recuerda que Europa «tiene una obligación con la paz, la libertad, la justicia, la democracia y la solidaridad».

El portavoz de la oficina de prensa del Vaticano, Federico Lombardi, explicó que el pontífice argentino acepta el premio, «pero de manera del todo excepcional», de esta institución con sede en Aquisgrán (oeste de Alemania) que se lo concedió por su contribución a la unidad europea.

Lombardi explicó que su decisión de aceptarlo es sobre todo en nombre «de la paz y por quien se compromete por la paz en Europa y en el mundo, en este momento» en el que se habla «de una guerra mundial a trozos».

«Recibo este premio para dedicarlo a Europa como gesto para animar a trabajar por la paz», son las palabras que refirió el papa al portavoz.

 

La ceremonia de entrega de la medalla no tendrá lugar en la ciudad alemana de Aquisgrán, como es la costumbre, sino en Roma. Aún no hay fecha para el acto.

Francisco pronunció el año pasado un discurso ante el Parlamento europeo en el que defendió que la Europa unificada no gire en torno a la economía. Llamó a la solidaridad con los pobres y con los ancianos.

Acusó a los europeos de dar «una impresión de cansancio, de envejecimiento y de escasa fertilidad», según recordó hoy la dirección del Premio.

El jefe máximo de la Iglesia católica será en 58 premiado con la distinción alemana, que lleva el nombre del rey y emperador que unificó Europa occidental en la alta Edad Media (747/48-814).

 

 

En 2015, la medalla fue para el presidente del Parlamento europeo, Martin Schulz. Otros laureados conocidos son Winston Churchill, primer ministro británico. También fueron distinguidos el líder europeísta francés Jean Monnet y el primer canciller federal alemán, Konrad Adenauer.

Los premiados españoles son Javier Solana (2007), que ocupó varios ministerios y cargos de responsabilidad en la Unión Europea, el presidente del Gobierno Felipe González (1993) y el rey Juan Carlos I (1982) y el opositor a la dictadura franquista Salvador de Madariaga (1973).

En 2004, el papa Juan Pablo II recibió un premio Carlomagno extraordinario. En esta ocasión, Francisco recibe el premio tradicional.

 

(RD/Agencias)

Autor

Jesús Bastante

Escritor, periodista y maratoniano. Es subdirector de Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leido