Carta por la visita del cardenal Filoni

El Papa insta a la Iglesia japonesa a «ser sal y luz»

Le urge a enfrentarse a los retos actuales con la fuerza del ejemplo de sus mártires

El Papa insta a la Iglesia japonesa a "ser sal y luz"

El Papa invitó a los católicos japoneses a no "resignarse", ni recurrir a un "diálogo irénico o paralizante aunque hay situaciones problemáticas que plantean no pocas inquietudes"

(C.D./RV).- El Papa Francisco ha instado a los cristianos de Japón a enfrentarse a los desafíos actuales teniendo en cuenta el testigo de sus muchos mártires.

En una carta dirigida a los obispos de Japón, en ocasión del viaje pastoral del cardenal Fernando Filoni al país del sol naciente, el Papa puso de ejemplo la memoria de los mucho mártires de Japón y de los «cristianos escondidos» quienes, dijo, vivieron clandestinamente del siglo XVII a mitad del siglo XIX para no tener que renunciar a su fe.

El cardenal Filoni, Prefecto de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos, ha emprendido un viaje pastoral a Japón desde el 17 hasta el 26 de septiembre.

Los retos actuales de los cristianos japoneses

En la misiva, el Papa observó que los cristianos japoneses se enfrentan a los «desafíos que presentan los tiempos actuales», y les invitó a no «resignarse», ni recurrir a un «diálogo irénico o paralizante aunque hay situaciones problemáticas que plantean no pocas inquietudes».

Entre estas situaciones que suscitan preocupación, el Papa mencionó la «tasa alta de divorcio» en Japón, «el número de suicidios, incluso entre los jóvenes», el fenómeno de los hikikomori -personas que eligen vivir completamente desconectadas de la sociedad-, «el formalismo religioso y espiritual, el relativismo moral, la indiferencia hacia la religión [y] la obsesión por el trabajo y por ingresar dinero».

También es verdad, continuó el Papa, que una sociedad que es pionera en el desarrollo económico deja atrás a muchos: los pobres, los marginados, los excluidos. No solo aquellos que están excluidos en un sentido material, sino también aquellos que están necesitados espiritual y moralmente.

La necesidad de una renovación constante en la Iglesia

Dentro de este contexto particular, Francisco apuntó que es necesario y urgente que la Iglesia en Japón sea renovada constantemente, siempre tomando en cuenta «la misión de Jesús [de ser] sal y luz».

El Papa concluyó la carta señalando que la fuerza evangélica verdadera de la Iglesia de Japón proviene del hecho de que ha sido una Iglesia de mártires y confesores de la fe, y ese «es un gran valor que debe ser salvaguardado y desarrollado».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído