El 2 de noviembre, día de los fieles difuntos

El Papa rezará por las víctimas de todas las guerras

Celebrará a una misa en el cementerio americano de Nettuno

El Papa rezará por las víctimas de todas las guerras
Francisco

En la amplia zona del Lacio meridional se produjeron, al final de la Segunda Guerra Mundial, cruentos combates entre las tropas aliadas y el ejército alemán apoyado por las tropas de los fascistas italianos

(RV).- La Oficina de Prensa de la Santa Sede dio a conocer las próximas actividades del Papa Francisco para los meses de octubre y noviembre del presente año.

De acuerdo al cronograma previsto, el 2 de noviembre, día de los fieles difuntos, Francisco visitará el cementerio americano de Nettuno, donde celebrará a una misa por todos los caídos en las guerras.

En la amplia zona del Lacio meridional se produjeron, al final de la Segunda Guerra Mundial, cruentos combates entre las tropas aliadas y el ejército alemán apoyado por las tropas de los fascistas italianos.

En la costa, a finales de enero de 1944, tuvo lugar el histórico ataque desde el mar para alcanzar Roma y liberar Italia: el desembarco de Anzio, también conocido como «operación Shingle». En las playas que van desde Lido dei Pini hasta Torre Astura, desembarcaron más de 100.000 soldados aliados, la mayoría de los cuales venían de los Estados Unidos. De estos, muchos fallecieron en los combates en la playa y en las cercanas retaguardias, y fueron inhumados en estas tierras.

Luego de esa celebración, el Papa tiene previsto visitar el mauselo de las Fosas Ardeatinas, para rezar por las víctimas de la masacre del 24 de marzo de 1944, y en la cual murieron 355 civiles.

Esta masacre fue una represalia nazi, ordenada en persona por Hitler, a raíz de un ataque del grupo partisano GAP (Gruppi d’Azione Patriottica) el 23 de marzo de 1944 en Roma.

La matanza fue organizada y dirigida por Herbert Kappler, comandante de la Gestapo en Roma y responsable de la redada del gueto judío en 1943 y de las torturas contra los partisanos detenidos en la cárcel de Via Tasso, quien confeccionó una lista que se realizó con presos condenados a muerte en espera de ejecución, y presos en espera de juicio pero cuya sentencia conllevaría la pena de muerte, 75 judíos detenidos en espera de recibirse la orden de deportación a campos de exterminio y personas acusadas de terrorismo pero dejadas en libertad por falta de pruebas.

El 24 de marzo, el teniente Erich Priebke, que vivió en la Argentina bajo una identidad adulterada, hasta que fue deportado y enjuiciado, y Karl Hass, también de la SS, con camiones facilitados por el ejército alemán, llevaron a los seleccionados a las Fosas Ardeatinas, unas minas abandonadas en el extraradio de Roma, y los introducían en ellas en grupos de a cinco, ejecutándolos con tiros en la nuca.

Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído