Busca "comunión más profunda" en la India

El Papa establece nuevas eparquías para la Iglesia siro-malabar

"La vida de la Iglesia en la India no puede ser la del aislamiento, sino la de la colaboración"

El Papa establece nuevas eparquías para la Iglesia siro-malabar
Misa siro-malabar en la India

La presencia de diversos obispos de las diferentes Iglesias en el mismo territorio podrá ser motivo seguramente de una hermosa y vivificante comunión y testimonio

El Santo Padre envió una carta a los obispos de la India en la que les explica su decisión de establecer dos nuevas eparquías en la India que afectan a la Iglesia siro-malabar y deberán trabajar en comunión con las otras y con la Iglesia latina.

Francisco afirma en la carta a los prelados indios que «entre las tierras y las naciones, en las que la variedad de la vida eclesial brilla con gran esplendor se encuentra la India».

«La Iglesia católica India tiene sus orígenes en la predicación del Apóstol Tomás» y «se ha desarrollado a través de contactos con las Iglesias de tradición caldea y antioqueña y, a partir del siglo XVI, gracias a los esfuerzos de misioneros latinos».

Esto provocó que el país quede configurado en tres Iglesias distintas que «corresponden a expresiones eclesiales de la misma fe pero celebrada en ritos distintos correspondientes a las tres tradiciones litúrgicas, espirituales, teológicas y disciplinarias».

Francisco manifiesta que «es esencial que la Iglesia católica muestre su rostro al mundo en toda su belleza, es decir, con la riqueza de sus tradiciones», y precisamente por esto, «la Congregación para las Iglesias Orientales, que celebra este año su centenario, dio impulso a revalorizar las tradiciones católicas orientales, asegurando el respeto de la dignidad y de los derechos de estas Iglesias antiguas».

Recordando el Concilio Vaticano II el Papa Francisco instó a los obispos a seguir sus enseñanzas que «promueven la unidad entre todos los cristianos». «Los cristianos constituyen solo una pequeña parte de la población y, en consecuencia, existe una particular necesidad de manifestar la unidad y de evitar cada apariencia de división», señaló el pontífice.

Sobre las eparquías desmembradas de las diócesis, asegura que «tienen hoy la jurisdicción exclusiva sobre esos territorios, tanto sobre los fieles latinos como sobre los siro-malabares».

Gran parte de la decisión del pontífice se debe a que «en un mundo en el que un gran número de cristianos es obligado a emigrar, las jurisdicciones superpuestas se han vuelto habituales y se revelan cada vez más como un instrumento eficaz para asegurar el cuidado pastoral de los fieles en el pleno respeto de sus tradiciones eclesiales».

Francisco recordó que su antecesor, Juan Pablo II, erigió alguna eparquía durante su pontificado y aseguró que en el caso de India, «no deben nunca representar un problema».

«Tener más obispos en el mismo territorio no compromete la misión de la Iglesia», al contrario, «estos pasos dieron más energía a las Iglesias locales para sus esfuerzos pastorales y misioneros».

El Papa anunció que tras un tiempo en el que un visitador apostólico analizó la situación autorizó a la Congregación para las Iglesias Orientales a proveer «el cuidado de los fieles siro-malabares en toda la India, a través de dos eparquías y la extensión de los límites de las dos ya existentes».

El Papa pide a los obispos de la India que confíen en su decisión ya que «no hay lugar para preocupaciones», sino que es «una oportunidad de crecer en la fe».

Por otro lado, advierte que «la vida de la Iglesia católica en India no puede ser la del aislamiento y la separación, sino la del respeto y la colaboración». De hecho, cree que «la presencia de diversos obispos de las diferentes Iglesias en el mismo territorio podrá ser motivo seguramente de una hermosa y vivificante comunión y testimonio».

También se muestra convencido de que «el crecimiento de las amistades espirituales y de recíproca ayuda, toda tensión y aprensión debería ser superada».

Pero deja muy claro antes de concluir que «esta extensión de los espacios pastorales de la Iglesia siro-malabar no debe ser de ninguna manera percibida como un crecimiento de los espacios de poder y de dominio, sino como una llamada a vivir una comunión más profunda que no puede ser nunca entendida como uniformidad».

Para leer el texto completo de la carta del Papa, pincha aquí:

(RD/Aica)

Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído