Denuncia el “escaso sentido de responsabilidad” de quienes usan el teléfono mientras conducen

Francisco, a la Policía italiana: “Es importante que el uso de la fuerza no degenere jamás en violencia”

El Pontífice critica cómo algunos conductores “transforman las carreteras en circuitos de Fórmula 1”

Francisco, a la Policía italiana: “Es importante que el uso de la fuerza no degenere jamás en violencia”
Francisco recibe a la Policía italiana RV

Para incrementar la seguridad no bastan las sanciones, sino que se necesita una acción educativa que conciencie más sobre las responsabilidades que se tienen sobre quienes viajan al lado

(Jesús Bastante).- «Ya sea en las acciones de control que en aquellas represivas, es importante que el uso de la fuerza no degenere jamás en violencia». El Papa Francisco recibió este lunes a la Policía de Tránsito y Ferroviaria italiana, a quienes agradeció «vuestro servicio, a menudo no adecuadamente estimado, que los pone en el corazón de la sociedad».

Durante su discurso, Bergoglio recordó que «misericordia no significa debilidad», ni requiere la renuncia al uso de la fuerza. En cambio, supone ser capaces de «no identificar al culpable con el delito que ha cometido» y esforzarse por «comprender las exigencias y las razones de las personas que encuentran en el camino».

Para el Papa, todo ciudadano debe agradecer el trabajo de los representantes de las fuerzas del orden, especialmente en lo tocante a la seguridad de quienes viajan, en un mundo «donde los desplazamientos se multiplican, de tal manera que una movilidad eficiente y segura se ha vuelto una exigencia primaria e imprescindible».

Bergoglio subrayó que la acción de la Policía «exige una elevada profesionalidad y especialización», pero siempre con «una profundad rectitud que lleve a no aprovecharse jamás del poder del que disponen y de un alto grado de humanidad».

Durante su intervención, Bergoglio criticó el «escaso sentido de responsabilidad» de quienes usan el teléfono mientras conducen. «Parece que no se percatan de las consecuencias graves de sus descuidos», señaló el Papa, quien denunció las «prisas» que convierten «al resto de conductores en obstáculos».

 

 

«Hace de los otros conductores obstáculos o adversarios a superar, transformando las carreteras en circuitos de Fórmula Uno y la línea del semáforo en la línea de salida de un gran premio», añadió el Papa, quien recalcó cómo «para incrementar la seguridad no bastan las sanciones, sino que se necesita una acción educativa que conciencie más sobre las responsabilidades que se tienen sobre quienes viajan al lado».

En un mundo que asiste a «una multiplicación de los traslados», añadió, «una movilidad eficiente y segura se ha convertido en una exigencia primaria e imprescindible para una sociedad que quiera seguir desarrollándose y asegurar el bienestar de sus miembros».

Destacó también que el sector ferroviario italiano necesita «mantenimiento e inversiones estructurales» y su insuficiencia ocasiona «cada día problemas a millones de trabajadores y viajeros».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Jesús Bastante

Escritor, periodista y maratoniano. Es subdirector de Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído