El arzobispo de Dacca recalca que la visita "es para todos, no solo para los cristianos"

El Papa viaja a Bangladesh con un mensaje de «reconciliación, perdón y paz»

Se reunirá en Myanmar con líderes budistas, con quienes podría tratar el drama de los rohingyas

El Papa viaja a Bangladesh con un mensaje de "reconciliación, perdón y paz"
El Papa Francisco viaja a Bangladesh Agencias

El Santo Padre no es una persona política, es un líder espiritual, y todo líder espiritual es aceptado por otros, sean de la religión que sean

(C. Doody/Agencias).- «Comprensión», «respeto» y el sostenimiento «uno con el otro, como miembros de la única familia humana». Eso es lo que ha pedido el Papa Francisco al pueblo de Bangladesh, con quien estará la semana que viene, determinado a enseñar «la dignidad de todo hombre y mujer» y la necesidad de «abrir nuestros corazones a los demás, en especial a los más pobres y necesitados».

El pontífice envió un vídeo mensaje al país asiático, antes de emprender su viaje a esta nación, del 30 de noviembre al 2 de diciembre, donde llegará procedente de Myanmar, con el lema «Armonía y Paz».

En su mensaje, el obispo de Roma dirige «una palabra de saludo y de amistad», y recuerda que peregrina «como ministro del Evangelio de Jesucristo, para proclamar su mensaje de reconciliación, de perdón y de paz». Así como su anhelo de confirmar a los católicos en «la fe y en el testimonio del Evangelio, que enseña la dignidad de todo hombre y mujer, y nos llama a abrir nuestros corazones a los demás, en especial a los más pobres y necesitados».

Destacando su alegría ante el encuentro con los líderes religiosos en Ramna, el Papa reitera la importancia actual de impulsar el respeto mutuo como miembros de la «única familia humana».

El mensaje pontificio termina invocando las «divinas bendiciones de alegría y de paz» sobre Bangladesh.

Texto completo del mensaje del Papa a Bangladesh

Queridos amigos:

Mientras me preparo a visitar Bangladesh, ya dentro de pocos días, deseo enviar una palabra de saludo y de amistad a todo su pueblo. No veo la hora de que llegue el momento en el que podremos estar juntos.

Llego como ministro del Evangelio de Jesucristo, para proclamar su mensaje de reconciliación, de perdón y de paz. Mi visita tiene la intención de confirmar a la comunidad católica de Bangladesh en su fe y en su testimonio del Evangelio, que enseña la dignidad de todo hombre y mujer, y nos llama a abrir nuestros corazones a los demás, en especial a los más pobres y necesitados.

Al mismo tiempo, deseo encontrar al pueblo entero. En especial, encontrar a los líderes religiosos en Ramna. Vivimos en un tiempo en el que los creyentes y los hombres de buena voluntad, en todo lugar, están llamados a promover recíprocamente la comprensión y el respeto y a sostenerse el uno con el otro, como miembros de la única familia humana.

Sé que muchos en Bangladesh están trabajando con empeño para preparar mi visita y les agradezco. Pido a cada uno que rece para que los días en los cuales estaré con ustedes puedan ser fuente de esperanza y de aliento para todos. ¡Sobre ustedes y sus familias invoco las divinas bendiciones de alegría y de paz!


 

La Iglesia espera la asistencia de 80.000 fieles a la misa en Dacca

Alrededor de 80.000 fieles acompañarán al Papa durante la misa al aire libre que oficiará en Dacca, durante la visita de tres días que realizará a partir del 30 de noviembre, informó este domingo a Efe el arzobispo de la capital, cardenal Patrick D’Rozario.

«Se están llevando a cabo preparativos espirituales para las 80.000 personas que vienen de todo Bangladesh a la misa al aire libre», en la que tendrán lugar también dieciséis ordenaciones sacerdotales, dijo el prelado, presidente de la Conferencia Episcopal.

El primer acto del pontífice será la misa que celebrará en el parque Suhrawardy Udyan, donde se encuentran enterrados varios líderes nacionales.

También tiene previsto encabezar un evento interreligioso y ecuménico por la paz en el jardín del Arzobispado, al que se espera que asistan unas 5.000 personas.

Además, participará en un acto con fieles de diferentes religiones en la Universidad de Notre Dame, al que se estima que acudirán alrededor de 10.000 estudiantes, detalló el arzobispo.

D’Rozario se mostró tranquilo con el despliegue previsto para proteger al papa y aseguró que «el Gobierno está cien por cien comprometido con la seguridad»«El Santo Padre no es una persona política, es un líder espiritual, y todo líder espiritual es aceptado por otros, sean de la religión que sean», resaltó.

Desde 2013, Bangladesh ha sufrido una ola de atentados contra pensadores laicos, fieles de todas las religiones, activistas y ciudadanos extranjeros que se intensificó en 2015 y ha causado alrededor de setenta víctimas mortales, veintidós de ellas en un asalto a un restaurante de Dacca en julio del año pasado.

«Este es un evento nacional, un evento de la Archidiócesis de Dacca, todo Bangladesh está organizando» la visita del pontífice, explicó D’Rozario, quien en octubre del año pasado fue nombrado por el papa primer arzobispo del país asiático.

Agregó que se espera la llegada de obispos y arzobispos de otras partes de Asia, entre ellos de la vecina India y también de Indonesia, Filipinas o Vietnam.

El arzobispo de Dacca subrayó que «la visita es para todos, no solo para los cristianos, también para gente de otros religiones», por lo que, recalcó, existe «entusiasmo» ante su llegada.

Alrededor del 90 % de sus 160 millones de habitantes de Bangladesh es musulmán y el 10 % restante se divide entre las minorías hindú, budista y cristiana (alrededor de un millón, un 70 % de ellos católico).

El Papa se reunirá en Myanmar con autoridades y líderes budistas

Mientras tanto, y según las últimas informaciones, en su visita a Myanmar, Francisco tiene previsto reunirse con autoridades del país, así como con el Consejo Supremo de la Sangha de los monjes budistas en Rangún -encuentro que se producirá el miércoles 29 de noviembre-.

El Pontífice visitará a Myanmar (la antigua Birmania) y Bangladesh en un momento especialmente delicado, cuando se está produciendo la salida de los rohingya hacia el país vecino por la persecución del Ejército myanmar. Desde el pasado 25 de agosto, cuando comenzó la última ola de violencia, más de 500.000 rohingyas han huido del estado birmano de Rajine a Bangladesh.

Si bien no está previsto que el Papa visite alguno de los campos de refugiados repartidos en Bangladesh -se calcula una población de más de 500.000 rohingyas de los que solo a 32.000 tienen estatuto de refugiados-, su reunión con las autoridades religiosas podría ser clave para poder tratar esta emergencia humanitaria.

Clima de alta tensión

Recientemente y ante esta visita, el cardenal birmano de Yangon, Charles Maung Bo, pidió a Francisco que no use el término rohingya en su visita debido al clima de alta tensión con este grupo musulmán en Myanmar, donde el budismo es la religión dominante y donde ningún miembro de este colectivo ni siquiera tiene la condición de ciudadano, por lo que tampoco puede beneficiarse de ningún derecho ligado a ella.

«Le hemos pedido que se abstenga al menos de utilizar la palabra rohingya porque es muy cuestionada y no es aceptada por los militares, por el Gobierno ni por la gente de Myanmar», señaló el pururado a medios locales.

El Papa fue uno de los primeros líderes internacionales en dirigirse directamente a los «hermanos rohingya». A los pocos días de estallar la última crisis que ha desencadenado su huida masiva del país, Francisco durante el ángelus del 27 de agosto mostró su solidaridad por su «sufrimiento», pidiendo que se respetasen «sus derechos».

Encuentro con Aung San Suu Kyi

Francisco saldrá de Roma el viernes 26 de noviembre por la noche. Desde el aeropuerto de internacional de Rangún se trasladará en avión a Naipyidó para reunirse con las autoridades en el palacio presidencial, entre ellos, con el presidente myanmar, Htin Kyaw, y con la premio Nobel de la paz Aung San Suu Kyi, que ejerce de ministra de Asuntos Exteriores y consejera de Estado y con quien ya se ha reunido en el Vaticano.

En ese momento, está previsto que el Papa pronuncie su primer discurso. Al día siguiente el Papa celebrará una misa en el estadio Kyaikkasan Ground, que no se espera sea muy multitudinaria, ya que los católicos representan solamente el 4 por ciento de la población frente al 90 por ciento de budistas.

Tras la celebración eucarística será cuando el Pontífice mantenga una reunión con los líderes budistas. Después, mantendrá otro encuentro con los obispos de Myanmar en un salón de la catedral de Santa María.

El jueves se reunirá con jóvenes, celebrará su segunda eucaristía del viaje y después se trasladará a Daca.

En Bangladesh visitará el monumento de los Mártires Nacionales de Savar, que conmemora los muertos en la guerra de Liberación del país de Pakistán (1971) y el Museo de la Memoria de Bangabandhu. También está previsto un encuentro con el presidente Abdul Hamid. En ese país, donde los católicos representan el 0,3 por ciento de la población, celebrará misa en el parque Suhrawardy Udyan y se reunirá con obispos.

El último día del viaje, Francisco visitará la Casa Madre Teresa de Tejgaon, que ayuda a las personas con discapacidad y se reunirá con representantes de la Iglesia local. El Papa se despedirá el 2 de diciembre de su visita a Asia, pero antes se reunirá con jóvenes en la Universidad Notre Dame de Daca de Bangladesh.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído