La Santa Sede "estudiará en profundidad" el informe sobre abusos en Australiana

El Vaticano, ¿dispuesto a abolir el secreto de confesión en casos de pederastia?

Francisco extiende tres años más el trabajo de la Comisión Pontificia tras reunirse con O'Malley

El Vaticano, ¿dispuesto a abolir el secreto de confesión en casos de pederastia?
Abusos en la Iglesia RD

Francisco seguirá contando con las víctimas de la pederastia, pese a las críticas vertidas por el difícil encaje de su participación en la comisión.

(Jesús Bastante).- La Santa Sede «estudiará en profundidad» los resultados del informe presentado ayer por la Real Comisión antiabusos de Australia en el que, entre otras peticiones, sugiere al Vaticano abolir el secreto de confesión en casos de pederastia y repensar el celibato obligatorio.

En un comunicado, Roma «muestra su cercanía con la Iglesia católica en Australia -fieles, laicos, religiosos y clero- mientras escucha y acompaña a las víctimas y a los supervivientes en el esfuerzo por lograr la curación y la justicia». Al tiempo, asegura que el trabajo de la Real Comisión «es el resultado de esfuerzos exhaustivos realizados por la comisión en los últimos años y merece ser estudiado en profundidad«.

La nota de la Santa Sede concluye sosteniendo que el papa Francisco «afirmó que la Iglesia está llamada a ser un lugar de compasión, especialmente para aquellos que han sufrido» durante una reunión reciente «con la Pontificia Comisión para la Tutela de los Menores».

 

 

El Pontífice también «reiteró que la Iglesia está comprometida a propiciar entornos que garanticen la protección de todos los menores y adultos vulnerables».

La respuesta papal llega después de un demoledor informe en el que se detallan decenas de miles de casos de abusos en Australia a lo largo de todo un siglo. Miles de chicos y chicas violados y acosados durante una media de 2,2 años. Un 36% de ellos pasaron de mano en mano, de pederasta en pederasta, ante el silencio de las autoridades.

Del mismo modo, y como asegura Gerard O’Conell en America, el Papa habría decidido prorrogar tres años más el trabajo de la Pontificia Comisión para la Protección de Menores, cuyo mandato tocaba a su fin. Frente a las críticas, Bergoglio -que ayer recibió al cardenal Sean O’Malley, presidente de la misma- sigue decidido a erradicar esta lacra del seno de la Iglesia, y colocar a las víctimas en el lugar que les corresponde.

Una comisión que proseguirá sus trabajos con una cierta cojera, dado que a la marcha de Marie Collins se sumó esta semana el abandono definitivo de Peter Saunders, con lo que la composición de la misma carece de víctimas. En este sentido, fuentes consultadas confirman que la nueva configuración de la comisión se conocerá en enero, y que en la misma habrá víctimas, aunque dichas fuentes reconocen que su encaje «es complicado».

El Papa, no obstante, quiere contar con ellas, especialmente en el trabajo de testimonio y para crear fórmulas de acompañamiento eficaz a quienes hayan pasado por la lacra de la pederastia en el seno de la Iglesia.

 

Autor

Jesús Bastante

Escritor, periodista y maratoniano. Es subdirector de Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído