Encuentro del Papa con la comunidad greco-católica ucraniana de Roma

Francisco lamenta el «flagelo de la guerra» en Ucrania: «Le pido al Príncipe de la Paz que silencie las armas»

"Le pido también que no tengáis nunca más necesidad de hacer sacrificios enormes"

Francisco lamenta el "flagelo de la guerra" en Ucrania: "Le pido al Príncipe de la Paz que silencie las armas"
El Papa Francisco, en la basílica de Santa Sofía de Roma Agencias

La comunidad es entonces el lugar donde compartir las alegrías y las dificultades, donde llevar las cargas del corazón, las insatisfacciones de la vida y la nostalgia de casa

(Cameron Doody).- «Estoy aquí para deciros que permanezco cercano: cercano con el corazón, cercano con la oración, cercano cuando celebro la Eucaristía». Emotiva visita del Papa Francisco la tarde de este domingo a la comunidad greco-católica ucraniana de Roma. Ocasión en la que el pontífice ha rezado «para que en los corazones de cada uno no se apague la esperanza, sino que se renueve el afán de seguir adelante, de recomenzar siempre».

Algunas frases del discurso del Papa

Su Beatitud, querido hermano Sviatoslav [Primado de la Iglesia greco-católica ucraniana]; queridos obispos, sacerdotes, hermanos y hermanas

Os saludo cordialmente, feliz de estar con vosotros

Os agradezco la bienvenida de hoy y vuestra fidelidad, fidelidad a Dios y al Sucesor de Pedro

Al entrar en este lugar sagrado tuve la alegría de mirar vuestros rostros y escuchar vuestras canciones

Si estamos aquí, reunidos en comunión fraterna, debemos dar gracias también a muchos rostros que ya no vemos ahora, pero que han sido un reflejo de la mirada amorosa de Dios hacia nosotros

Pienso, en particular, en tres figuras: la primera es el cardenal Slipyj, cuyo centésimo-quinto aniversario de nacimiento fue el año que acaba de terminar

Quería construir esta luminosa basílica, para que brillara como un signo profético de libertad en los años en los que se impedía el acceso a muchos lugares de culto

Una segunda figura es la del obispo Chmil, que murió hace cuarenta años y está enterrado aquí: una persona que me ha hecho tanto bien


Es imborrable en mí el recuerdo de cuando, siendo un joven (tenía 12 años), asistí a su misa (me enseñó a servir la mis …): de él aprendí la belleza de vuestra liturgia, de vuestras historias, el testimonio vivo de cuánta fe se ha probado y forjado en medio de las terribles persecuciones ateas del siglo pasado

Estoy muy agradecido a él y a los muchos «héroes de la fe» vuestros: aquellos que, como Jesús, sembraron en el camino de la cruz, generando una cosecha fructífera

La verdadera victoria cristiana siempre está en el signo de la cruz, nuestra bandera de esperanza

La tercera persona que me gustaría recordar es el Cardenal Husar (fuimos creados cardenales el mismo día), que no solo era «padre y cabeza» de su Iglesia, sino guía y hermano mayor de muchos

A él, querido Beatitud, le llevo en el corazón, y muchos conservarán su afecto, bondad y su presencia vigilante y orante para siempre

Estaba ciego pero miraba más allá…


Estos testigos del pasado estaban abiertos al futuro de Dios y por lo tanto dan esperanza al presente

Varios de vosotros podéis haber tenido la gracia de conocerles

Cuando crucéis el umbral de este templo, recordad: recordad a los padres y madres en la fe, porque son las bases que nos sostienen

Aquellos que nos han enseñado el Evangelio en vida aún nos orientan y nos acompañan en el camino

La parroquia viva es el lugar de reunión con el Cristo viviente


Son dos las palabras que me gustaría enfatizar

La primera es el encuentro. La Iglesia… es el lugar para sanar la soledad, donde vencer la tentación de aislarse y cerrarse, donde sacar fuerza para superar los obstáculos de uno mismo

La comunidad es entonces el lugar donde compartir las alegrías y las dificultades, donde llevar las cargas del corazón, las insatisfacciones de la vida y la nostalgia de casa

Aquí Dios os está esperando para hacer que vuestra esperanza sea más segura, porque cuando se produce el encuentro con el Señor todo resulta atravesado por su esperanza


La segunda palabra es vivir. Jesús es el vivo; el resucitó y está vivo, y así lo encontramos en la Iglesia, en la Liturgia, en la Palabra

Cada una de sus comunidades, entonces, solo puede oler a la vida

La parroquia no es un museo de recuerdos del pasado o un símbolo de presencia en el territorio, sino que es el corazón de la misión de la Iglesia, donde recibimos y compartimos nueva vida, esa vida que vence al pecado, la muerte, la tristeza… y mantiene el corazón joven

Si la fe nace del encuentro y habla a la vida, el tesoro que habéis recibido de vuestros padres estará bien protegido

De esta manera, sabréis cómo ofrecer los bienes inestimables de vuestra tradición a las jóvenes generaciones que acogen la fe


También me gustaría dirigir un pensamiento agradecido a las muchas mujeres (…) que son apóstoles del amor y la fe en vuestras comunidades

Sois muy valiosas y traéis a muchas familias italianas la proclamación de Dios de la mejor manera, cuando con vuestro servicio cuidáis a las personas

Os invito a considerar vuestro trabajo, fatigoso y con frecuencia poco reconocido, no solo como una tarea, sino como una misión

Comprendo que, mientras estáis aquí, el corazón palpita por vuestro país, y palpita no solo de afecto, sino también de angustia, sobre todo por el flagelo de la guerra y por las dificultades económicas

Le pido al Príncipe de la Paz que silencie las armas

Le pido también que no tengáis nunca más necesidad de hacer sacrificios enormes para mantener a vuestros seres queridos

Os agradezco en nombre de toda la Iglesia, mientras que a todos vosotros y a las personas que traéis al corazón doy mi bendición

Os pido que por favor oréis por mí

 

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído